Altas capacidades: ¿es mi hijo superdotado?

Altas capacidades

¿Tu hijo es muy curioso y perfeccionista? ¿Cuestiona la autoridad y es muy sensible? ¿te has preguntado alguna vez si es superdotado? Hoy hablaremos de las altas capacidades, qué son, qué características tienen los niños con altas capacidades y qué hacer como padres frente a esta posibilidad.

Aunque se tienda a pensar que una persona superdotada es alguien con un alto coeficiente intelectual, la realidad es algo más compleja y no siempre color de rosa. Pero los papás podemos ayudar a nuestros peques a desarrollar su potencial, y hoy en nuestra Escuela de Padres os contaremos cómo. ¿Nos acompañáis?

Altas capacidades, ¿qué son?

Según la Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST), no existe una deficinión universalmente aceptada de lo que son las altas capacidades, ya que los conceptos de superdotación, inteligencia y talento pueden tener diferentes significados en diferentes culturas. En España comunmente se utiliza el término altas capacidades para identificar a lo que antes se llamaba “superdotación”, es decir, aquellas personas que destacan en uno, dos o tres de los ocho tipos de inteligencia descritos por el psicólogo norteamericano Howard Gardner (lingüístico-verbal, lógica-matemática, espacial, musical, corporal-cenestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista).

Aunque la Organización Mundial de la Salud considera “superdotada” a una persona con un coeficiente intelectual superior a 130, hoy en día los especialistas no tienen en cuenta solo este dato para diagnosticar las altas capacidades. También hacen otro tipo de test para evaluar los diferentes tipos de inteligencia de las que hablábamos en le párrafo anterior.

Podemos decir que hoy en día se habla de niños con altas capacidades cuando los peques demuestran una capacidad de aprendizaje muy superior y una forma de aprender radicalmente distinta, que los diferencia del resto de niños de su edad.

Altas capacidades, cómo son los niños con AACC

Altas capacidades

Las altas capacidades, como dijimos anteriormente, van mucho más allá de tener un coeficiente intelectual elevado. Un niño de altas capacidades no sólo tiene una inteligencia muy superior a la media, sino una emotividad, motivación, personalidad, creatividad y temperamento que se desarrollan de forma completamente diferente a los del resto de niños de su edad.

Veamos algunas características:

  • Gran curiosidad. Los niños con AACC suelen tener mucho interés por los orígenes y el destino, y hacen desde pequeños preguntas como ¿quién hizo el mundo? ¿de dónde venimos? ¿dónde iremos tras la muerte?
  • Son muy sensibles, perfecccionistas y cuestionan la autoridad
  • Desarrollo asincrónico. Como su desarrollo intelectual va por delante de la edad cronológica y el desarrollo psicomotor, pueden sufrir problemas emocionales y de relación.
  • Cuando algo les interesa aprenden muy rápido. En ocasiones pueden aprender a leer casi sin ayuda, o hablar mucho antes que el resto de los niños.
  • Vocabulario amplio y utilización compleja del lenguaje
  • Elevada comprensión de ideas complejas y abstractas
  • Alta capacidad de observación
  • Calidad de las preguntas. Pueden ser originales, complicadas y muy maduras
  • Creatividad para resolver problemas
  • Rechazo de tareas repetitivas
  • Habilidades de liderazgo
  • Abanico de intereses variado
  • Pensamiento divergente, osea la tendencia a relacionar ideas y cosas en maneras no obvias
  • Sentido del humor agudo
  • Mucha imaginación
  • Gran capacidad de atención y mucha memoria cuando están interesados

Qué puedo hacer si creo que mi hijo tiene AACC

Es muy importante identificar las Altas Capacidades cuanto antes para poder atender a las necesidades, tanto educativas como emocionales, que pueda tener el niño. Si creéis que vuestro hijo pueda ser de altas capacidades, acudid a un profesional que pueda confirmarlo. En España la legislación reconoce las necesidades educativas diferentes de estos niños, aunque no existe una definición oficial ni un protocolo estandarizado. Cada Comunidad Autónoma tiene su propio protocolo, y las identificaciones suelen dilatarse en el tiempo por problemas burocráticos. Otra forma de salir de dudas es acudir a especialistas privados.

Ante una situación nueva como puede ser tener que descubrir si nuestro hijo o hija tiene AACC, puede ser de ayuda consultar a asociaciones especializadas, como es el caso de la AEST. En este sentido os recomendamos visitar su página web informativa donde encontraréis respuesta a muchas de las preguntas que os podéis estar haciendo> www.altascapacidadesytalentos.com

¿Qué os parece? ¿Habéis reconocido a vuestro peque en lo que os hemos contado? Entonces no esperéis más y consultad a un especialista, ¡cuanto antes tengáis certezas antes podréis ayudar a vuestro peque a explotar todo su potencial!

Fuente: Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST)

video
Busca más sobre: Destacados, Escuela de Padres, Portada,

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email válido requerido)
  3. (requerido)