Los mejores trabalenguas cortos ¿te atreves?

Los trabalenguas para niños nacen con un claro objetivo, que es practicar su vocabulario y dicción cuando están en pleno proceso de aprendizaje del lenguaje. Nuestros trabalenguas en español son breves y fáciles, hablando sobre objetos cotidianos que él reconoce: animales, colores, personas… Sus palabras eso sí, se mezclan para que el niño tenga que esforzarse en su pronunciación.

Un trabalenguas es una figura retórica que consiste en frases formadas por palabras con fonemas similares, es una aliteración. El objetivo es la dicción que, en el caso de los trabalenguas infantiles, se produce en forma de juego divertido. En otros ejemplos, como en el verso de Rubén Darío, “con el ala aleve del leve abanico”, esta repetición de sonidos busca un marcado efecto sonoro y expresivo.

Trabalenguas infantiles fáciles para niños

Si jugáis con los niños, intentad practicar la dicción en voz alta, pronunciando cada palabra de forma correcta. Poco a poco podéis ir aumentando la velocidad en la pronunciación, incluso podéis hacer una competición para ver quién se equivoca antes.

Nuestra recomendación es que empecéis practicando alguno de vuestros trabalenguas más conocidos, como el de los “tres tristes tigres comen trigo de un trigal” o quizás el de “el cielo está enladrillado…”, y poco a poco vayáis un poco más allá intentando que no se os trabe la lengua, probando con otros trabalenguas más difíciles y largos.

Los trabalenguas enriquecen el vocabulario de los niños, estimulan su imaginación y memoria, mejoran la fluidez del lenguaje y su velocidad lectora, y en definitiva, son un modo de aprender jugando.

Estos juegos de palabras estimularán su creatividad, y en Pequeocio tenemos montones de ejemplos de trabalenguas para practicar todas las letras… ¡que no se trabe la luenga!