Tarta de queso ¡la receta mágica que te conquistará!

tarta de queso

La tarta de queso es una de las recetas de tartas más populares que existen, y nosotros tenemos la que te va a conquistar ¡estamos seguros! ¿Sabes por qué…? Porque las variedades cuando hablamos de una receta de tarta de queso o cheesecake son tantas y todas están tan buenas, que hemos decidido traértelas todas, para que elijas tu favorita, porque en cuestión de tartas de queso es difícil elegir: la famosa tarta de queso philadelphia con mermelada, la New York Cheesecake, el pastel de queso japonés, la tarta de queso y chocolate blanco, la Oreo cheesecake… ¡son tantas y todas están tan ricas!

¿Sabías que la primera mención escrita del pastel de queso fue en la Antigua Grecia? Con los romanos la receta de la tarta de queso se difundió por toda Europa, y aunque todos los pueblos tenían en común la elaboración de queso, cada uno fue enriqueciendo la receta original con nuevas variantes y combinaciones. En el siglo XVIII este postre llegó a América y aquí fue cuando adquirió la apariencia que conocemos hoy en día. Un fabricante de queso Norteamericano intentaba conseguir una reproducción de un queso francés y obtuvo por casualidad un queso muy cremoso y suave dando origen al queso Philadelphia, ingrediente clave en la mayoría de estas recetas.

tartas de queso

Si has llegado hasta aquí buscando la tarta de queso perfecta, ¡no te vayas porque la vas a encontrar! Eso sí, lo primero que tienes que decidir es si prefieres la tarta de queso sin horno o la tarta de queso al horno porque de esta primera decisión va a depender mucho la textura y sabor de tu tarta.

Una vez decidas esto tendrás que elegir entre las diferentes opciones, pero lo primero es lo primero…

¿TARTA DE QUESO AL HORNO O SIN HORNO?

Podríamos decir que estas son las dos variantes básicas del famoso cheesecake, y seguramente ya tienes una idea del tipo de tarta de queso que más te gusta y quieres hacer, pero por si acaso te explicamos brevemente sus diferencias:

Tarta de queso fría sin horno, la receta más fácil

tarta de queso sin horno

Habitualmente se realiza con una base de galleta o bizcocho, y el relleno se prepara con algún queso crema tipo quark o philadelphia mezclado con un lácteo tipo nata o crema de leche, yogur, etc, y con algún tipo de gelatina o cuajada que le permite mantener la consistencia sin necesidad de pasar por el horno. Sobre esta tarta de queso sin horno existen diferentes variantes de las que os vamos a hablar, y que se basan sobre todo en la mezcla (se puede mezclar con trozos de galleta, crema de cacao, frutas…), y también en la cobertura.

Una de las coberturas más clásicas es la de mermelada de fresa, pero aquí también podéis realizar muchas variantes mezclándola con gelatina, poniendo frutas por encima, chocolate, etc…

Tarta de queso al horno, una receta que hay que probar

como hacer tarta de queso

Imagen: zingyyellow

La tarta de queso al horno por su parte es la segunda receta base dentro de las tartas de queso. Seguramente la receta más famosa es la New York Chesecake, pero hay otras que están de moda, como el pastel de queso japonés o Japanese Cotton Cheesecake, de la que luego os hablaremos.

Los ingredientes de la tarta de queso al horno no varían mucho, el queso también suele ser algún queso crema tipo philadelphia o mascarpone, pero en estas recetas se suele incorporar huevos, de ahí que sea necesario hornear. Es la mezcla de huevo lo que amalgama la masa en el horno haciéndola consistente y con una textura más esponjosa que la tarta de queso fría, cuya textura es más cremosa.

A partir de este punto, de nuevo vuelve a haber diferentes opciones, añadirle chocolate blanco, ponerle cobertura o no, alguna fruta de contraste…

Ahora que ya habéis visto las diferencias básicas, ¿queréis ver las recetas de uno u otro tipo que podéis hacer para que os terminéis de decidir por vuestra tarta de queso perfecta…?

TARTA DE QUESO SIN HORNO, 5 RECETAS PARA ELEGIR

Una vez vistas las diferencias entre los dos tipos de tarta de queso básicas, vamos a ver las diferentes recetas y variaciones que podéis hacer con cada una de ellas, empezando por la tarta de queso fría.

Esta tarta resulta más sencilla en su elaboración que la tarta de queso al horno, y sus variantes en la receta también son menores. Ya solo es cuestión de probar y elegir vuestra favorita entre las que os traemos.

Empezamos por una de sus recetas básicas, la tarta de queso philadelphia, que os puede servir de base para introducir las variantes que más os gusten, tanto en el relleno como en la base o cobertura.

Tarta de queso fría tipo Philadelphia

tarta de queso fria

Imagen: Pequerecetas

Esta podría considerarse la base de las tartas de queso sin horno. Lo primero que os tenemos que decir de esta receta es que los dos ingredientes básicos son el queso crema tipo philadelphia y la nata o crema de leche. En diferentes recetas vais a ver que la proporción varía, y esto solo va a influir en la densidad de la mezcla y en que tenga más o menos sabor a queso, pero la tarta os saldrá igual de buena si ponéis 250g de queso crema y 500 de nata o crema de leche, que si ponéis la proporción inversa, es decir, 500g de queso crema y 250g de nata o crema de leche. Ambas mezclas se quedarán sólidas gracias al gelificante, que puede ser la gelatina o la cuajada. Para que resulte fácil de recordar en nuestra receta base os recomendamos la mitad de queso crema y la mitad de nata o crema de leche.

Ingredientes: 1 paquete de galletas tipo María; 150 g de mantequilla; 350 g de nata o crema de leche; 350 g de queso crema tipo Philadelphia; 40 g de azúcar; 5 g de gelatina en polvo; mermelada de fresa o del sabor que más nos guste

como hacer tarta de queso

Preparación: Trituramos las galletas bien, para hacerlo podemos meterlas en una bolsa tipo zip y machacarlas con ayuda de la base de un vaso. Fundimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas. Ponemos la mezcla en un molde para tartas desmontable (así os resultará más sencillo desmoldarla una vez fría), aplastándola bien con una cuchara. Reservamos en la nevera. En un recipiente a fuego medio ponemos la nata, el queso crema, la gelatina y el azúcar, y removemos hasta que se disuelva todo bien, intentando que no llegue a hervir. Apartamos del fuego e incorporamos con cuidado al molde de la tarta con la base de galletas. Dejamos que se enfríe la mezcla y una vez fría, lo llevamos a la nevera. Una vez frío y sólido (como mínimo tardará 6 horas), desmoldamos, ponemos la mermelada por encima y servimos.

Como os decíamos sobre esta receta base podemos hacer variaciones, os dejamos algunas de nuestras favoritas:

Tarta de queso sin horno con cuajada y canela

Ingredientes: 250 g de queso crema tipo philadelphia; 1 sobre de cuajada en polvo; 500 ml de leche entera; 1 rama de canela; 4 cucharadas de azúcar; 1 paquete de galletas de canela.; Canela en polvo

Preparación: Mezclamos medio vaso de leche con la cuajada en polvo, para que se deshaga. Infusionamos el resto de la leche con la rama de canela. Una vez esté caliente, echamos la leche con la cuajada, el azúcar y el queso crema, removiendo sin parar hasta que espese. Cuando esté bien mezclada, retiramos el palo de canela. En un molde alargado vamos poniendo una capa de galletas de canela y otra de la mezcla de queso con cuajada, hasta completar unas 4 capas. Una vez frío metemos el molde en el frigorífico durante 3 horas. En el momento de servir espolvoreamos con canela en polvo.

Cómo hacer una tarta de queso mascarpone y fresas

Ingredientes: 250 g de galleta de avena; 70 g de mantequilla; 200 ml de nata líquida para montar; 250 g de queso mascarpone; 1 o 2 cucharadas soperas de azúcar glass; Ralladura de un limón; Fresas

tarta queso y fresas sin horno

Preparación: Trituramos las galletas, las mezclamos bien con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente. Con la ayuda del dorso de una cuchara cubrimos con esta mezcla la base y laterales de un molde, mejor desmontable. Metemos en el frigorífico mientras preparamos el resto. Montamos la nata e incorporamos el queso mascarpone, la ralladura de limón y el azúcar glass, mezclamos con suavidad con una espátula y vertemos sobre la base de galletas. Por encima ponemos unas fresas para decorar. Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir

Nutella Cheesecake

Ingredientes: 250 g de galletas de avena o tipo digestive; 75 g de mantequilla sin sal; 1 cucharada de Nutella; 25 g de avellanas tostadas; una pizca de sal; 500 g de queso crema (tipo philadelphia); 400 g de crema de cacao tipo Nutella; ; 60 g de azúcar glass; 75 g de avellanas tostadas y picadas no muy finas; una pizca de sal

cheesecake nutella

Imagen: Pequerecetas

Preparación: Picamos las avellanas en trozos no muy pequeños y trituramos las galletas. Mezclamos las avellanas y las galletas picadas con la Nutella, la mantequilla y la pizca de sal. Cubrimos con la mezcla la base de un molde desmontable para tartas de 20 cm. Presionamos bien con el dorso de una cuchara y reservamos en el frigorífico. Ponemos en el vaso de la batidora el queso crema, la sal y el azúcar. Mezclamos bien hasta obtener una crema suave y homogénea. Vamos añadiendo poco a poco la nutella y las avellanas picadas hasta que esté totalmente integrada. Volcamos sobre la base de galletas, alisando la parte superior con una cuchara o espátula y guardamos en el frigorífico. Se puede adornar la superficie con una capa de avellanas tostadas. Dejamos unas cuatro horas o toda la noche para que cuaje bien.

Cheesecake de Oreo, una tarta de queso con galletas

Esta tarta es espectacular, y como tenemos un vídeo que lo explica paso a paso en menos de un minuto os lo dejamos para que veáis la receta de esta tarta de queso con Oreo.

¿Qué os han parecido estas 5 recetas de tarta de queso sin horno? Si era el tipo de cheesecake que estábais buscando seguro que encontráis vuestra receta perfecta entre ellas.

Pero si estábais buscando una tarta de queso al horno atentos a la siguiente sección porque os vamos a enseñar también unas cuantas recetas de tarta de queso al horno, desde la clásica New York Cheesecake, hasta la famosa tarta japonesa de 3 ingredientes ¡a ver qué os parecen!

TARTA DE QUESO AL HORNO, EN LA VARIEDAD ESTÁ EL GUSTO

Dentro de las tartas de queso al horno, destaca la receta de la New York Cheesecake, ¡si la habéis probado sabréis de qué estoy hablando! No os perdáis tampoco las otras opciones, seguro que os sorprenden por lo fáciles y ricas que están.

New York Cheesecake, la reina de las tartas

Ingredientes: Un paquete de galletas maria; 85 g de mantequilla; 900 g de queso crema, tipo philadelphia; 200 ml de crème fraîche (o yogur griego); 250 g de azúcar; 3 huevos; zumo de medio limón; 3 cucharadas soperas de harina de repostería; una pizca de vainilla; 300 g de frambuesas (pueden ser congeladas); zumo de medio limón; una hoja de gelatina; 3 cucharadas soperas de azúcar

new york cheesecake

Imagen: Zoomyummy

Preparación: Precalentamos el horno a 200ºC. Trituramos las galletas, derretimos la mantequilla y la mezclamos con la galleta en polvo. Cubrimos la base de un molde desmontable de 20 a 24 cm con papel de hornear, distribuimos encima la masa de galleta, presionando bien con una cuchara, e introducimos la base en el congelador mientras preparamos el relleno de nuestra tarta de queso.

Batimos el queso crema con unas varillas, añadimos el azúcar, la crème fraîche (o el yogur), la vainilla, el limón y la harina, hasta obtener una crema lisa. Añadimos a continuación los huevos de uno en uno, pero sin batir mucho, lo justo para que se incorporen pero no coja mucho aire la masa. Ponemos la mezcla de queso sobre la base de galletas que habíamos preparado previamente.

Introducimos nuestra tarta de queso en el horno, y horneamos 10 minutos a 200 º C. Posteriormente bajamos la temperatura a 90 º C y horneamos durante 30 minutos más. Pasado este tiempo, dejamos la tarta de queso en el horno apagado varias horas. Una vez a temperatura ambiente la tarta, la llevamos al frigorífico hasta que esté totalmente fría (lo mejor es preparar la tarta de un día para otro).

Para la salsa de frambuesa hidratamos la hoja de gelatina en un vaso de agua fría durante 5 minutos. En un cazo aparte, calentamos las frambuesas lavadas con el zumo de limón y el azúcar, y removemos constantemente, triturando al mismo tiempo las frambuesas. Cuando la salsa de frambuesa esté bien caliente, incorporamos la gelatina bien escurrida a esta mezcla, removiendo hasta que se disuelva totalmente. Distribuimos la salsa de frambuesa sobre la tarta y la metemos de nuevo en la nevera hasta que vayamos a consumirla

Tarta de queso al horno con leche condensada y coco

tarta de queso al horno

Ingredientes: 350g galletas; 70g mantequilla; 3 huevos; 300g queso de untar tipo Philadelphia; 200g nata líquida o crema de leche para cocinar; 100g leche condensada; 1 cucharada vainilla líquida; 1/2 bote mermelada de albaricoque o la que más os guste; Coco rallado

Preparación: Machacamos las galletas, derretimos la mantequilla y mezclamos con las galletas hasta formar una masa, incorporamos la masa en la base del molde de 20cm. Llevamos el molde al congelador mientras hacemos el relleno. Echamos agua en una fuente apta para horno y ponemos la fuente en la base del horno, encendemos a 180º calor arriba y abajo para que se cree vapor en el horno y la tarta se cueza bien. Batimos los huevos con varillas eléctricas hasta que blanqueen, añadimos la leche condensada, la nata y la vainilla y seguimos batiendo. Por último, incorporamos el queso crema y batimos hasta mezclar bien con el resto de ingredientes. Echamos la masa dentro del molde con la base de galletas y colocamos en el horno a 180º durante 60 minutos, calor arriba y abajo. Transcurrido el tiempo, retiramos la tarta del horno. Dejamos enfriar sobre una rejilla. Ponemos la mermelada en la superficie de la tarta, dejamos que la tarta temple y la llevamos a la nevera hasta el día siguiente. Al día siguiente retiramos la tarta de la nevera unas dos horas antes de comerla y antes de servir, decoramos con coco rallado.

Tarta de queso y chocolate blanco al horno

Ingredientes: 300 g de galletas; 100 g de mantequilla; 450 g de queso crema; 360 g de chocolate blanco; 250 ml de nata líquida para montar; 150 g de azúcar; 3 huevos; 1 cucharadita de extracto de vainilla; Mermelada de arándanos; Frutos rojos variados (fresas, frambuesas, moras y arándanos)

tarta de queso y chocolate blanco

Preparación: Trituramos las galletas junto con la mantequilla y con esta mezcla cubrimos la base de un molde desmontable, con el dorso de una cuchara apretamos bien la mezcla y guardamos en el frigorífico. Ponemos el chocolate blanco y la nata líquida o crema de leche al baño maría, moviendo hasta que esté todo fundido e integrado, dejamos que se temple. Batimos el queso con el azúcar y añadimos los huevos, uno a uno, mientras continuamos batiendo. Incorporamos la vainilla y el chocolate. Mezclamos todo bien y echamos en el molde, sobre la base de galletas. Metemos en el horno, precalentado, a 160 ºC durante unos 50 o 60 minutos. La sacamos del horno y dejamos que se enfríe, cubrimos con una ligera capa de mermelada y repartimos por encima los frutos rojos.

Pastel de queso japonés, con solo 3 ingredientes

De nuevo os queremos traer una videoreceta, esta vez de una tarta de queso que está revolucionando las redes, ya que solo lleva 3 ingredientes: chocolate blanco, queso philadelphia y 3 huevos ¿queréis ver cómo se hace? En 1 minuto os lo enseñamos en este vídeo (no olvides suscribirte a nuestro canal de Youtube de recetas fáciles)

¿Qué os ha parecido nuestras recetas de tartas de queso? Si después de verlas y probarlas todas todavía no habéis encontrado la que os enamora… ¡decídnoslo y seguimos buscando!

video

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email válido requerido)
  3. (requerido)