A veces los juguetes más simples son los más divertidos. Los juguetes caseros son una manualidad infantil ideal para compartir con los niños, que pueden divertirse a ‟crear” el juego perfecto, que cumpla con todos los requisitos que tienen en mente. Hoy veremos cómo hacer zancos con latas, un juguete clásico que seguramente papás y abuelos también habéis usado en vuestra infancia.

A los peques seguramente gustará este juguete sencillo hecho con materiales reciclados, que podrán personalizar a propio gusto.

¿Queréis saber cómo se hace?

Como nos gusta en Pequeocio, esta manualidad para niños puede hacerse con materiales que en su mayoría ya tenemos en casa… latas de conserva, algo de pintura, cuerdas…

Lo primero que tenemos que hacer es realizar dos agujeros en cada lata, uno de cada lado, muy cerca de la costura de la base de la lata. Los haremos con una clavo grande y el martillo. Deben ser lo suficientemente grandes para hacer pasar la cuerda. Luego damos 2 o 3 manos de pintura en spray mate, y dejamos secar bien.

Pasamos la cuerda por los agujeros, que nos servirá para sujetar los zancos. Conviene dejarla bien larga, para que los niños no tengan problemas para cogerla.

Nos queda decorar nuestros zancos de latas. Los de las imágenes son patas de monstruo, por lo que fueron decorados con un trozo de peluche blanco, y con pintura verde han pintado tres círculos en cada pata que simulan los dedos, y con un rotulador permanente dibujaron las uñas. Pueden ser un juego perfecto para una fiesta infantil de monstruos, pero podemos dibujar lo que prefiramos; ¡las patas de animales son divertidas!

Muy fácil ¿verdad? Como os decía estos juguetes clásicos nunca pasan de moda, como este caballito de fieltro que os mostramos hace un tiempo.

Vía: The Alison Show