– ¿Qué tatuaje quiere?
– No sé…
– Tiene que ser algo que le vaya a gustar toda la vida.
– ¡Tatúeme unas croquetas!

Se encuentran dos amigos y uno le cuenta al otro:- Le he puesto gafas a mi hijo.

El otro le responde:- ¡Qué feo nombre!