Cuento a la vista: El árbol de Navidad sin Navidad

dibujo navidad

Nuestro cuento a la vista de hoy quiere recordarnos el verdadero espíritu de la Navidad. Lejos de regalos, de grandes comilonas, de vaciones y juguetes, estas fiestas son un momento para estar con la familia (sea lo que sea lo que cada uno llama familia), para disfrutar de la gente que queremos y que se preocupa por nosotros.

Así que os traemos la historia de este árbol de Navidad, que descubrió que no hay nada mejor que pasar la Nochebuena rodeado del verdadero espíritu navideño. ¿Quereis saber cómo se dio cuenta nuestro arbolito de esta gran verdad? ¡Pues a seguid leyendo!

¡Que lo disfrutéis! (el cuento y sobre todo…LA NAVIDAD)

El árbol de Navidad sin Navidad

Junto al resto de abetos, aquel árbol esperaba a una familia que quisiera llevárselo a casa para Navidad. Pero apenas quedaban dos días y las oportunidades de aquel pequeño árbol se iban agotando. ¿Y si nadie lo quería? ¿Se marchitaría en aquel puesto de la calle, mientras el resto de árboles brillaba con sus bolas, su espumillón y sus regalos bien envueltos a los pies? ¿Sería un árbol de Navidad sin Navidad? Sólo de pensarlo el abeto sentía escalofríos.

Por suerte, el día de Nochebuena, un hombre grande, de barba poblada y mirada taciturna acudió al puesto de árboles con su hijo mayor, un chico inquieto de apenas diez años.

- Venga, este, por ejemplo. Son todos iguales, así que lo mismo da…

Y se lo llevaron.

El árbol estaba tan contento de haber encontrado por fin una familia, que no le dio importancia a los gestos toscos y bruscos de aquel padre y su hijo. Solo pensaba en el momento en que sus ramas se llenaran de adornos y todo engalanado, el árbol, se convirtiera en uno de los protagonistas de la Navidad.

Sin embargo, aquella casa no era como había esperado. Era bonita, sí, muy grande y espaciosa, pero a pesar de los lujos, de la iluminación, de los grandes ventanales y los altos techos, aquel lugar tenía algo inquietante.

- ¡Ya era hora de que llegarais! – gritó enfurruñada Mamá nada más verlos – Mira que comprar el árbol el último día…para eso casi mejor ni haberlo comprado.

- Pero y lo divertido que será decorarlo – exclamó el hijo, que junto a sus dos hermanas gemelas, sacó una caja con bolas.

Pronto los niños comenzaron a pelearse ruidosamente. Que si yo quiero poner la bola roja, que si me dejes a mi colgar la estrella, que no, que lo hago yo, que ese espumillón está muy viejo, que mejor el dorado, que menudo hortera eres, con lo bien que queda el granate…

Tanto ruido hacían que Papá acabó por gritarles muy enfadado:

- ¡Se acabó! El árbol se queda como está. Nada de espumillón, ni de bolas. Si no podéis hacerlo sin reñir entre vosotros, entonces no lo haréis.

Así que el pequeño abeto, que había soñado con brillantes luces alrededor y bolas enormes, tuvo que conformarse con dos tiras de espumillón plateadas mal colocadas alrededor de sus ramas, y una estrella dorada y torcida en lo más alto.

- ¡Un árbol de Navidad! Vaya tonterías se inventan ahora – gruñían las dos abuelas, sentadas en los sillones orejeros del salón – en nuestros tiempos con el Belén era suficiente.

Las cosas no mejoraron durante la cena. Al abuelo no le gustaron las almejas que había preparado Mamá, lo que provocó el enfado de su hija y Papá no paró de quejarse de que el vino no estaba lo suficientemente frío. Una de las gemelas no hacía sino preguntar una y otra vez, cuando llegaría Papá Noel, las abuelas cuchicheaban todo el rato sobre lo poco apropiado del mantel de cuadros, ya podían haber puesto algo más elegante, y el niño estuvo tirando migas de pan a su otra hermana hasta que llegaron los postres.

Harto de aquella Navidad tan poco navideña, el árbol, aprovechando el barullo, se colocó sus dos espumillones plateados, se atusó la estrella dorada en la punta y sin que nadie lo notara, se marchó. Si aquello era lo que la Navidad significaba para aquella familia, él no quería formar parte de ella.

Comenzó a caminar sin rumbo fijo. Había empezado a nevar ligeramente y hacía bastante frío. Cuando se quiso dar cuenta, el árbol había llegado a su puesto. Ahí estaban todos los abetos que nadie había querido comprar, los árboles de Navidad sin Navidad. Cuando el pequeño abeto les contó su experiencia con aquella familia, todos trataron de animarle.

- No estés triste. Mejor pasar estas fiestas con nosotros que con ellos, ¿no crees?

Aquellos árboles no tenían espumillón, ni bolas, ni estrellas o luces, pero la nieve les había cubierto de una preciosa capa blanca. Todos sonreían y disfrutaban de aquella noche tan especial, sin discutir, sin gritar. En familia. Así que el pequeño abeto se quitó su espumillón, lanzó la estrella dorada a la papelera y dejó que la nieve le cubriera.

Por fin se había convertido en un verdadero árbol de Navidad.
Encuentra más cuentos en Cuento a la vista

cuentoalavista

¿Qué es Cuento a la Vista?... Es un rincón donde descubrir cuentos para leer antes de ir a dormir o nada más despertarte. Encontrarás también concursos, dibujos y todos los recursos para fomentar la lectura y hacer que esta sea mucho más divertida. No dejes de seguir el blog de María y Raquel ¡te gustará!

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email válido requerido)
  3. (requerido)
 

cforms contact form by delicious:days