¿Os gustaría saber cómo hacer pan fácil? Esta receta para hacer pan es perfecta para hacerla con los niños ¡veréis cómo les gusta el proceso de amasar el pan y una vez hecho comérselo! Será una experiencia que tendréis que repetir a menudo…

En este caso es un pan de molde hecho con miel, lo que le da un sabor inigualable, y es perfecto para una desayuno o la merienda infantil.

¿Os animáis a preparar pan casero?…

Cómo hacer pan fácil

Ingredientes

  • 1 paquete de levadura seca activa
  • 1 1/4 taza de leche templada
  • 1/4 taza de miel
  • 1/8 de taza de mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 tazas de harina

Cómo hacer pan fácil con los niños

  1. Precalienta el horno a 190ºC. Disuelve un paquete de levadura en un tazón de leche caliente. A continuación añadimos la miel, la mantequilla derretida y la sal. Mezcla para combinar.
  2. Añadir 3 tazas de harina y mezclar con las manos hasta formar una masa suave. Reservamos la última taza de harina para espolvorear y amasar.
  3. Colocad la masa sobre una superficie enharinada y comenzar a amasar durante unos 10 minutos. Esta es la parte favorita de los niños. Les encanta dar puñetazos, tirar y apretar la masa.
  4. Cuando hayais terminado de amasar, colocar la masa en un recipiente engrasado y cubrir con un paño de cocina. Colocar el recipiente en un lugar cálido para que pueda subir y doblar de tamaño. Esto llevará alrededor de una hora.
  5. A continuación, sacar la masa y colocarla en un molde para pan engrasado. Cubrir la masa y colocar en un lugar cálido durante 30 minutos hasta que crezca y se doble de nuevo en tamaño.
  6. Hornear durante 30-35 minutos a 190ºC. Si veis que la parte superior está dorada poned un poco de papel de aluminio sobre la bandeja para el resto del tiempo de horno y así evitaremos que se queme. Una vez horneado sacar del horno y dejar enfriar.

Este pan de miel está delicioso en el desayuno recién hecho o bien tostado con un poco de mantequilla. ¿Habéis aprendido cómo hacer pan fácil con los peques? Ahora solo queda ponerlo en práctica y ¡a comer!