La ratita presumida

Cuento a la vista nos trae una nueva versión de “La ratita presumida”. Con texto de María Bautista e ilustración de Raquel Blázquez, descubriréis la historia de un personaje al que le gustaba tanto mirarse al espejo y comprobar lo bellísima y maravillosa que era, como a la malvada madrastra de Blancanieves. Pero la ratita presumida muy pronto descubrirá que a veces hay que preocuparse por algo más que el aspecto exterior.

En este clásico de la literatura infantil, “La ratita presumida”, las chicas de Cuento a la vista han cambiado un pequeño detalle. ¿Seréis capaces de descubrir qué ha cambiado?

La ratita presumida

Érase una vez que se era, una rata muy trabajadora, que tenía por hija una ratita muy presumida, a la que le gustaba pasarse el día estirándose los bigotes y tostándose al sol.

Un día, la rata, mientras volvía de trabajar, se encontró en el suelo un objeto muy brillante. ¡Era una moneda de oro! Con ella podría hacer tantas cosas…

Pero como lo que más le importaba en el mundo a la rata era su pequeña ratita, decidió darle esa moneda de oro a su hija:

– Esta moneda es para ti. Con ella podrás comprar lo que desees para convertirte en una ratita de provecho.

Cuando la ratita presumida recibió aquella moneda, se fue contenta al mercado del pueblo y a pesar del consejo de su madre, en vez de invertir ese dinero en un buen negocio, se compró la mejor cinta del mercado para hacerse con ella un buen lazo, que se colocó en la colita.

– ¡Mira que elegante estoy! Con este lacito todo el mundo me admirará y querrá hacer negocios conmigo.

Y es verdad que todo el mundo se quedó asombrado al ver a la ratita con su lacito rojo. ¡Parecía toda una ratita de mundo!

De camino a casa, la ratita presumida se cruzó con el gallo, que muy asombrado le preguntó.

– Justo eso es lo que estoy buscando: un poco de elegancia para mi granja. ¿Quieres trabajar conmigo?

La ratita presumida, satisfecha de que su plan hubiera funcionado, contestó.

– Depende, ¿tendré que levantarme muy pronto?

Cuando el gallo le contó cómo funcionaba la granja y como cada mañana se levantaba al amanecer, puso cara de horror:

– ¡Ni hablar! No me gusta madrugar.

Poco después se cruzó con un perro cazador. Cuando vio la ratita, tan elegante, pensó que sería una buena compañera para las cacerías. ¡Así tendría alguien con quien hablar!

– Pero ¿tendré que correr contigo por el campo persiguiendo conejos? Eso debe ser de lo más agotador. ¡Ni hablar!

Al ratito apareció por ahí un precioso gato blanco. Al igual que la ratita, aquel gato tenía los bigotes bien estirados, y la ratita enseguida se sintió interesado por él. Le contó que estaba buscando un trabajo y le preguntó si podía colaborar con él.

– Claro que sí.

– Pero tu trabajo no será tan agotador como el del perro cazador.

– ¡Qué va! Yo no corro nunca demasiado, prefiero quedarme tumbado y que me hagan caricias.

Al oír aquello, la ratita abrió los ojos de par en par: ¡con lo que le gustaba a ella que le acariciaran la barriga! El gato también había abierto mucho los ojos y se acercaba cada vez más a la pequeña ratita.

– Pero, ¿no tendrás que madrugar mucho? Acabo de hablar con el gallo y tiene que despertarse prontísimo.

– ¡Qué va! Si me despierto pronto me doy la vuelta y sigo durmiendo.

La ratita cada vez estaba más contenta. Tan contenta estaba, que no se daba cuenta de lo cerca que estaba el gato (cada vez más y más) y de cómo se relamía de gusto. Cuando estaba a punto de aceptar ese nuevo trabajo, a la ratita presumida le entró una duda.

– Todo lo que me has contado está muy bien, pero ¿a qué te dedicas exactamente?

En ese momento, el gato se abalanzó hacia ella y gritó:

– ¡A cazar ratas y ratones como tú!

Cuando la ratita presumida se dio cuenta de las intenciones del gato era ya demasiado tarde. El enorme felino la tenía bien agarrado con sus uñas. Pero en ese momento, llegó el perro cazador, que había estado atento a la conversación y asustó al gato, que salió huyendo soltando a la ratita presumida. ¡Menos mal!

Cuando la ratita volvió a casa, todo el mundo en el bosque conocía su historia. También su mamá, que mitad aliviada, mitad enfadada, la recibió en casa.

– Todo te ha pasado por ser tan comodona y presumida – le reprendió la mamá – ¿cuándo te harás una ratita de provecho?

La ratita presumida no dijo nada. Había aprendido una buena lección…

La ratita presumida
3.3 (66.67%) 3 votes

video
cuentoalavista

¿Qué es Cuento a la Vista?... Es un rincón donde descubrir cuentos para leer antes de ir a dormir o nada más despertarte. Encontrarás también concursos, dibujos y todos los recursos para fomentar la lectura y hacer que esta sea mucho más divertida. No dejes de seguir el blog de María y Raquel ¡te gustará!

5 comentarios sobre “La ratita presumida”

    1
  1. En la versión original la Ratita Presumida busca esposo, en esta versión, que me gusta más, busca trabajo. Muy linda versión, me trajo recuerdos de la infancia, saludos de una argentina desde Perú! :)

  2. 2
  3. Coincido en que lo más importante es que busca trabajo y no marido. Pero el cuento que a mí me contaban de pequeña cambia en que es la ratita quien encuentra la moneda mientras barre y no aparece la madre.

  4. 3
  5. ESTOS CUENTOS SON MAS PERO MAS FEOS QUE EVISTO EN MI VI DA

  6. 4
  7. Es una maravilla saber que tanto le guatsn los velorios, la voy a invitar al medo, dejare9 expresa solicitud de que me vistan de negro para que pase a mirar mi cade1ver y para que haga un reconocimiento y una hipf3tesis de la causa de mi muerte, que permanecere1 oculta para el pfablico (espero que el agujero de baja en la cien no sea demasiado evidente tras el maquillaje estipulado para el muerto y que sea suficientemente inflamable para explotar el horno crematorio –simple empef1o en la fantaseda violenta–), ya que ace1 no dejan que los cade1veres sean devorados por las ratas y los buitres, que sereda mucho me1s poe9tico. Incluso dejare9 escrito que, aparte del tinto, pasen chocolates rellenos con mantequilla de maned. O sere1 que el deseo de vivir me traiciona y debo matar a alguien, con la invitacif3n para el velorio dirigida a la joven Hal9000, junto la sugerencia de que repartan los mismos chocolates rellenos de mantequilla de maned? En todo caso ire9 vestido de negro, a ver si se trata de un fetiche perverso o sf3lo de un comentario irresponsable que impulsa mi obsesif3n.

  8. 5
  9. Muy linda historia

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email válido requerido)
  3. (requerido)