Preparar cocina divertida para niños realmente es más fácil de lo que parece… y además nos da más juego de lo que podamos pensar…

Para empezar, cuando preparamos una receta divertida la comida pasa de ser la enemiga a formar parte del universo de imaginación de los niños.

Si a tus hijos les gustan las albóndigas, podemos transformar estos espaguetis con albóndigas en unos simpáticos pajaritos en su nido.

¿Qué tal si aprovechamos ya para contarles un cuento mientras comen?… ¿Se os ocurre alguno adecuado?

Fuente: Crafty Moods