Seguro habéis escuchado hablar del bote de la calma o frasco de la calma inspirado al método Montessori, ¿no? pues os lo contamos nosotros: se trata de un bote que sirve para ayudar a los peques a calmarse después de una situación de estrés como puede ser un pelea, una rabieta, etc.

¿Cómo funciona? No es más que un bote transparente con un líquido denso dentro, en el que hay pequeños objetos en suspención, como así también brillantina. Moviendo el bote de la calma, los peques pueden ver cómo los objetos se mueven lentamente, la purpurina brilla, y los niños se tranquilizan concetrándose en los movimientos y acompañándolos con la respiración. Entonces ¿os gustaría saber cómo hacer un bote de la calma?

Cómo hacer tu bote de la calma

Bote de la calma
Imagen: Rhythms of Play

Materiales

  • un bote o botella de plástico transparente
  • agua
  • cola transparente o con purpurina
  • purpurina
  • pequeños objetos (lentejuelas, pompones, gomas elásticas, figuras que brillan en la oscuridad, pequeños muñecos de plástico, etc)
  • pegamento

Bote de la calma


Como veis en el vídeo, es realmente muy sencillo. Debemos poner unas dos cucharadas de cola dentro del bote vacío, agregar una buena cantidad de purpurina, los objetos escogidos, y completar el bote hasta casi llenarlo con agua tibia. Ponemos un pegamento fuerte en la tapa y cerramos (para que los peques no puedan abrirlo) Ahora agitamos bien hasta que todo se mezcle… ¡listo!

Claramente cuando el bote de la calma está en reposo todos los elementos que hemos puesto dentro se alojan en el fondo, los peques agitando el bote los mezclan y los ponen en movimiento. Si agregáis más cola el movimiento será más lento, y viceversa.

¿Qué os parece? Es la misma idea a la base de la manualidad para aprender a lavarse los dientes que os hemos mostrado hace unos días… ¡a ponerlo en práctica!

Imagen principal: Two-daloo – Vídeo: Victoria Carn

Cómo hacer tu bote de la calma
3.8 (76.67%) 6 votes