Si estás pensando en adquirir una cuna convertible para tu bebé, vamos a analizar las ventajas e inconvenientes que tiene este producto. Encontrarás a muchos fans incondicionales de las cunas convertibles, pero hay a gente que aún no le convence mucho. Yo creo que lo primero que debes tener en cuenta es realmente qué necesitas y qué espacio dispones.

La primera desventaja que nos encontraremos es el precio, superior al de una cuna tradicional, pero, ¿realmente es una desventaja? porque si nos paramos a contar lo que nos costarán luego la cama, las mesillas,etc., a mí me parece que es más una inversión a largo plazo. Incluso hay modelos que incluyen una cama nido en la parte inferior, por si hay algún otro hermanito.

Otro inconveniente puede ser el tamaño del mueble, que impedirá moverlo de un lado a otro o, a no ser que la habitación de matrimonio sea espaciosa, tenerlo al lado de los papás por las noches durante los primeros meses de vida. Por mi propia experiencia, debo deciros que tanto si se adquiere una cuna tradicional como una convertible, para los primeros meses lo más cómodo tanto para los papás y el bebé es una minicuna o moisés, ya que lo puedes llevar a todas partes (a la sala de estar durante el día, a tu habitación por la noche, …).

En el mercado encontraréis varios modelos de cunas convertibles: con cambiador, con muchos cajones para guardar la ropita, con cama nido, ¡hasta con bañera!. Os dejo un ejemplo magnífico para que os hagáis una idea de cómo queda una vez el niño ya es mayorcito:


cuna convertible bebé
cuna cama

Y vosotras, ¿qué pensáis, son útiles las cunas convertibles?

Imágenes:  Cambrass