¿Alguna vez te ha pasado que los pelos se te ericen cuando te peinas? ¡Seguro que sí! Pues ese fenómeno se llama electricidad estática, y en este post te lo vamos a explicar con lujo de detalle.

Es todo una cuestión de cargas eléctricas, pero no te preocupes si te parece complicado; lo vamos a explicar de la manera más sencilla posible para que te quede bien claro.

Qué es la electricidad estática

La electricidad estática es el exceso de acumulación de una carga eléctrica (positiva o negativa) en un material.

Vamos a explicarlo en detalle. Todos los cuerpos y objetos están formados por átomos.

RECUERDA 👉 Los átomos son las partículas más pequeñas de materia que puede ser medida. 

A su vez, los átomos están formados por partículas más pequeñas, llamadas partículas subatómicas, que son los protones, electrones y neutrones. Los protones tienen una carga eléctrica positiva, los electrones una  carga eléctrica negativa, y los neutrones no tienen carga eléctrica.

Los átomos de cualquier cuerpo tienen una carga eléctrica neutra porque las cargas positivas y negativas de protones y electrones, que están presentes en igual número, se anulan entre sí. Pero si a un cuerpo le quitamos de algún modo los electrones (-) de sus átomos, este cuerpo quedará con carga eléctrica positiva. Y viceversa, si le quitamos los protones (+) quedará con una carga eléctrica negativa.

Cuando frotamos algunos materiales contra otros, en ocasiones uno de los materiales tiende a perder algunos electrones, mientras que el otro tiende a ganarlos, es decir que se traspasan de un material a otro. Esta acumulación o exceso de carga, positiva si se pierden electrones o negativa si se ganan, es conocida como electricidad estática.

Un ejemplo de electricidad estática

Una manera muy sencilla de comprobar esto que acabamos de explicar es hacer un experimento con un globo y un suéter de lana: si frotamos el globo enérgicamente contra el suéter, algunos electrones se transferirán de un suéter al  globo. Por lo tanto el globo habrá quedado cargado de electricidad estática, y atraerá o repelerá otros objetos. Si acercamos dos globos cargados de esta manera, es decir que tendrán ambos carga negativa, se repelerán. Si en cambio acercamos el globo al suéter, que ahora tiene carga positiva, se quedarán pegados.

La acumulación es temporal

Este exceso de carga es temporal. Normalmente se pierde a través de una descarga (corriente eléctrica), sobre todo cuando el objeto cargado con electricidad estática está cerca de un conductor.

RECUERDA 👉 Un conductor eléctrico es un material que ofrece poca resistencia al movimiento de la carga eléctrica.

Pongamos un ejemplo que seguro te ha pasado: bajas del coche, tocas la puerta y te da una descarga, un chispazo. ¿Qué ha pasado? Tu cuerpo se ha cargado de electricidad estática, probablemente por rozamiento, y al tocar un material conductor como es el metal, la carga eléctrica ha buscado un camino por el que moverse a través del metal, que es un material conductor. Este movimiento de la carga estática genera corriente eléctrica, que es la que nos produce la sensación del chispazo.

Causas de la electricidad estática

Hay diferentes situaciones que pueden generar la separación entre cargas positivas y negativas que da lugar al exceso de carga o electricidad estática:

  • Por contacto (efecto triboeléctrico): es el ejemplo que hemos visto anteriormente con el suéter y el globo. Se da entre los materiales que tienen unos electrones débilmente ligados y por lo tanto tienen tendencia a perderlos,  y  los materiales que no tienen llenas las capas externas de electrones, y por ello tienen tendencia a ganarlos.
  • Presión (efecto piezoeléctrico): Algunos tipos de cristales y cerámica tienen la propiedad de generar una separación de cargas en respuesta a la aplicación de un esfuerzo mecánico, es decir que cuando son sometidos a una presión su carga se polariza.
  • Temperatura (efecto piroeléctrico): algunos minerales presentan la capacidad de ser polarizados (es decir de cargarse positiva o negativamente) por efecto del calor.
  • Por la presencia de un objeto cargado (inducción electroestática): un objeto cargado, puesto cerca de otro eléctricamente neutro, causará la separación de las cargas del otro, dado que las cargas de la misma polaridad se repelen mientras que las de diferente polaridad se atraen.

¿Es peligrosa?

La electricidad estática es generalmente inocua, pero puede representar un peligro en casos puntuales:

  • Rayos: es un ejemplo de una descarga electrostática que se puede observar en la naturaleza. La separación de las cargas está relacionada con el contacto que se produce entre las partículas de hielo que forman las nubes de tormenta. El rayo resultante no es otra cosa que una versión a gran escala de las chispas que podemos observar en las descargas electrostáticas domésticas.
  • Componentes electrónicos: algunos componentes, en particular los que son semiconductores, son sensibles a la electricidad estática y pueden ser dañados, o dar corriente a quienes los manipulan si no tienen una descarga a tierra.
  • Industria química: las descargas electroestáticas pueden ser peligrosas cuando se trabaja con sustancias inflamables. Una pequeña chispa puede desencadenar una explosión o un incendio.
  • Repostaje: en las estaciones de servicio se aconseja apagar el motor mientras se carga gasolina porque si se produce una descarga electrostática en presencia de combustible y su voltaje es suficientemente grande, puede provocar la ignición de los vapores que se desprenden del combustible.

Cómo hacer electricidad estática

Vamos a ver algunos experimentos con electricidad estática muy interesantes y llamativos.

En este vídeo podéis unos cuantos experimentos que se pueden hacer fácilmente con cosas que tenemos en casa.

¿Te ha quedado claro el tema? Sigue aprendiendo con nosotros: