Los niños en edad preescolar son curiosos por naturaleza, les gusta explorar el mundo que los rodea y crear cosas con sus propias manos. Si tenéis un hijo de esa edad, entendéis de qué os estoy hablando…

Los días de lluvia (o algún día que uno está ocupado) es difícil mantenerlos entretenidos dentro de casa. Por eso nos encantó este juego de arena en cuanto lo vimos. La arena es moldeable y permite a los peques crear todo aquello que su imaginación les dicte. ¿Os animáis a hacer vuestro propio juego de arena?

Este juego tan sencillo entretendrá a los peques un buen rato. Sin duda, les recordará a los juegos en la playa (¿no habéis pensado vosotros en lo mismo?).

Para hacerlo tan sólo necesitáis: 8 tazas de harina, 1 taza de aceite de bebé, un molde y una taza de plástico. Para recrear la arena, debéis mezclar la harina y el aceite de bebé con vuestras manos durante al menos 3 minutos o hasta que la arena tome una cierta consistencia que le permita mantenerse junta al hacer una montaña, sin derrumbarse.

¡Listo! Así de fácil habréis hecho un juego diferente, que invita a los peques a dejar libre su imaginación y su creatividad. ¿Qué os parece? ¿No os encanta esta manualidad para niños?

Vía: Juggling with kids