Las piñatas son una de la parte más divertidas de las fiestas infantiles, sin embargo, a mi me pone un poco nerviosa ver a todos los niños peleándose por las chuches una vez que explota. Siempre hay alguno más espabilado que se lleva muchísimas cosas y también siempre hay el típico niño que no es muy rápido  y que acaba con un caramelo únicamente.

Por eso cuanto vi esta idea me pareció genial, nada de peleas, nada de a ver quién es el más rápido. Además es mucho más limpia.

Tendréis que trabajar un poquito eso si. Me recuerda al juego enredos, pie derecho amarillo, mano izquierda rojo, divertidísimo.

Necesitaréis

  • un papel bien grande, podéis comprar el típico rollo que hay en Ikea o bien unir varias cartulinas.
  • papel de seda de dinstintos colores
  • bolsas de papel
  • pegamento, tijeras, cutter.

Una vez tengáis el papel del tamaño que os parezca adecuado, con mucho cuidado hacer agujeros más o menos iguales, en la foto utilizan un cutter que permite hacer formas redondas, sino utilizad un vaso de plantilla y luego recortad con unas tijeras.

Con los agujeros ya hechos, tantos como niños, los tapáis con el papel cebolla y un poco de pegamento.

Cogéis otro trozo de papel grande igual que el primero y lo pegáis para hacer como una bolsa gigante para que no se vea lo que hay en los agujeros.

Para que las chuches o los regalos de sujeten cuando se cuelgue la piñata hay se hacen pequeños compartimentos con las bolsas de papel como véis en la foto.

Luego cerráis la piñata y listo! que los peques se pongan a dar puñetazos.

¿qué os ha parecido? ¿os véis capaces de hacerla?

via: Celebrate the big and Small