De más está decir que los niños adoran los chuches, no sólo por su sabor sino también por lo llamativo de sus colores y sus formas. Y los padres sabemos bien los conflictos que se pueden generar a veces cuando decimos ‟basta de chuches por hoy”. ¿Y si encontráramos chuches saludables? ¿Imposible? Podemos probar con esta receta divertida de chispas de colores de yogur.

Coloridas, divertidas y dulces, ¡pero sanas! Podemos dejar a los niños comerlas hasta que se harten sin preocupaciones, y son perfectas para los bebés. Esta receta divertida para niños es además muy fácil, por lo que en un rato podremos preparar grandes cantidades de chispas de colores, y también pueden ser una buena idea para una fiesta infantil.

¿Queréis saber cómo se hacen?

Chispas de yogur heladas

  • Yogur natural azucarado o yogures de fruta
  • Papel de horno, manga de repostero o bolsitas de plástico

Cómo hacer chispas de colores de yogur

Preparar las chispas de colores de yogur es muy fácil. Ponemos unas cuantas cucharadas de yogur natural azucarado en platos o tazas, una por cada color que queramos hacer, y opcionalmente lo coloreamos con algunas gotas de colorante alimentario si queremos hacer chispas de colores.

Luego rellenamos con ellos las mangas o bolsitas de plástico, y en este caso hacemos un pequeño corte en la punta de la bolsa. Sobre una fuente cubierta de papel de horno, hacemos muchas chispitas del tamaño deseado, y luego llevamos la fuente al congelador por al menos 1 hora.

Cuando las chispas de yogur estén congeladas, podemos quitarlas de la fuente y conservarlas en bolsas o recipientes dentro el congelador hasta que las vayamos a consumir.

También podéis hacerlas con yogur de fruta, como las chispas de la imagen principal.

Muy fácil ¿verdad? Se trata de dejar contentos a los niños y a los padres, con recetas apetecibles y saludables al mismo tiempo, como esas piruletas de yogur helado o esta tarta de manzana pirata que os mostramos hace un tiempo.

¡Que aproveche!

Imagen: Haz Elfie