Con el mes de septiembre llegará la vuelta al cole después de más de dos meses de vacaciones, y esto crea días frenéticos tanto para padres como hijos. Los más pequeños de la casa comienzan una nueva rutina y hay que estar preparado y no dejar nada a la improvisación.

Con el comienzo del nuevo curso nos invaden multitud de sentimientos encontrados, la alegría por comenzar una nueva etapa llena de proyectos enriquecedores para nuestros hijos, la tristeza por el final del verano y del tiempo libre junto a ellos, la incertidumbre por saber cómo aceptarán los cambios y la rapidez con que todo se tornará normal…

Todos nos proponemos llevar a cabo una adaptación positiva y rápida, que ayude a grandes y pequeños a ajustarse lo antes posible a los cambios.

Por ello, hemos elaborado una lista con 12 consejos para que estar listo para el regreso a las aulas.

Consejos para la vuelta al cole

1. Los deberes de verano

Al final del curso escolar en junio, los profesores suelen mandar tareas de refuerzo con el objetivo de que los niños mejoren en ciertos aspectos. Durante el verano tiene que haber mucho tiempo para la desconexión y el disfrute pero también hay que dedicar ciertos días para elaborar las tareas asignadas. En los días previos al inicio del colegio se deben rematar los deberes.

2. Empieza a cambiar los horarios

Esto es algo casi obligatorio antes de empezar las clases. Con el verano llegan los habituales cambios de horarios y en los primeros días del mes de septiembre hay que comenzar a habituar el cuerpo para que el primer día de cole no sea muy duro tener que madrugar.

Las vacaciones suponen variar los horarios y las rutinas del resto del año. Físicamente debemos acostumbrar el cuerpo a los madrugones, las jornadas extensas y el ejercicio intelectual. De forma paulatina adelantaremos la hora de acostarse y levantarse del niño. La naturaleza es sabia, los días comienzan a acortarse y esto puede ayudarnos para adelantar la cena, el baño y las rutinas nocturnas.

3. Elabora un presupuesto para la vuelta al cole

La cuesta de septiembre causa temor en las familias que tiene que afrontar multitud de gastos con el comienzo del colegio. Elabora un presupuesto con todos los utensilios a comprar y no dejes nada a la improvisación. Tu bolsillo lo agradecerá.

4. Probar uniformes y marcar ropa

Tener preparada la vestimenta con antelación es una de las cosas más importantes antes del comienzo de las clases. En colegios donde se utiliza uniforme, los niños deben probárselo con antelación para comprobar si es necesario otro de una talla mayor. En los centros donde no se lleva uniforme, se tendrá que hacer un recuento de la ropa con previsión e intentar renovar el vestuario. Por ejemplo, es importante renovar el calzado antes de un curso escolar.

Otra compra imprescindible días antes de comenzar el cole tienen que ser las etiquetas para ropa, que ayudarán a tanto padres como niños a identificar sus prendas. En el cole, si se viste uniformes, las etiquetas para ropa son imprescindibles para saber de quién es cada prenda, y en caso de no utilizarse uniforme, se convierten en un valioso aliado en la gestión del día a día de toda la logística escolar, tanto para los niños, como para el profesorado y muy especialmente para los padres.

5. Prepara el material para las clases

Vuelta al cole consejos

Durante los días previos se debe adquirir todo el material escolar que deben utilizar los niños durante los próximos meses de colegios. Estuches, agendas, lapiceros, pinturas y lo más importante: los libros. Esto supone un gran dolor de cabeza para los padres debido al coste que suponen. Un consejo recomendable es intentar heredar los que han sido utilizados en años anteriores por los niños de una edad mayor. Esto aliviará bastante tu presupuesto aunque no podrás evitar tener que comprar alguno. Hazlo con tiempo para que su coste sea menor.

6. Elige la mochila escolar adecuada

Las mochilas escolares son un material esencial en el colegio. Una mala mochila escolar puede repercutir en problemas de espalda por ello se debe hacer una buena selección durante los días previos al comienzo de las clases. Para ello hay que invertir tiempo y elegir la mejor opción dentro de la gran variedad de mochilas que hay hoy en día en el mercado.

7. Establecer un calendario

Igual que se establece un presupuesto para intentar dañar lo menos posible el bolsillo, también hay que marcar un calendario de actividades para tu hijo. Sobre todo para cuando esté en casa por la tarde. Aquí deben quedar estipuladas las horas de ocio (jugar en la calle, con amigos, a los videojuegos, etc), merienda, los horarios para hacer los deberes, la hora de la cena y la de irse a la cama.

8. Conocer a los profesores antes de volver al cole

Tener contacto con los profesores y conocer la personalidad de quién tratará con tu hijo es recomendable para todos los padres. La buena comunicación con el profesor ayudará a la hora de desarrollar las habilidades de los tus hijos.

9. Una visita al pediatra

No es obligatorio pero sí recomendable. Una revisión antes del comienzo del colegio sería lo ideal para los niños. Hoy en día muchos desarrollan de forma rápida las dioptrías y una buena idea es hacer una visita al oftalmólogo.

10. Visitar el colegio en los días previos

Durante las vacaciones hay horas muertas y no estaría mal emplearlas en hacer una visita al colegio para familiarizarse con el recorrido. Tanto si a este llega andando como si es necesario utilizar el vehículo para trasladarse allí. Recorriendo el camino en los días previos al arranque del colegio ayudará tanto a padre como a hijos a conocer las rutas mejores, conocer si hay problemas de tráfico, y tener mayor sentido de la ubicación cuando haya que desplazarse en el primer día de la vuelta al cole.

En el caso de repetir en el mismo colegio o escuela infantil, la reincorporación le resultará más fácil. Explicar y anticiparnos a la vuelta es importante. Háblale de sus compañeros, profesores y otras personas conocidas de la escuela, despierta su curiosidad por saber y reencontrarse con ellos.

Si el curso comienza en un nuevo colegio, la adaptación puede ser más costosa. Explicar por qué se produce el cambio, siempre adaptado a su nivel, le ayudará a entender las novedades. Nuevos compañeros, aprendizajes interesantes, actividades divertidas, nuevos retos… descúbrele todo lo positivo de la nueva etapa que comienza.

Una oportunidad fantástica que ofrecen algunos colegios es visitarlos en jornadas de puertas abiertas o en visitas guiadas. Si no tuvisteis la posibilidad de hacerlo, aprovechad un paseo o preguntad al responsable si hay algún problema para que el niño vea las instalaciones. Que tenga la posibilidad de conocer a alguien de allí y observar el lugar, le ayudará a crear una imagen o a ponerle cara al cambio. Y si de esta experiencia extrae un momento divertido, un juguete novedoso, una piscina de bolas… mejor que mejor. Creará un recuerdo positivo  de su nuevo cole.

11. Dedícale tiempo a tu hijo en la vuelta al cole

Hoy en día nuestra jornada laboral es extensa, en ocasiones, no nos permite acompañarle en la entrada ni recogerle en la salida. Los padres son una figura esencial de acompañamiento. En la medida de lo posible intentad ajustar los horarios para compartir estos momentos con el niño, al menos en el período de adaptación. No obstante, aumentar el tiempo en exclusiva que pasamos con él al acabar las clases es esencial. En exclusiva, dedicados totalmente a disfrutar juntos (no teléfono, no trabajo, no interrupciones).

12. Sé paciente

Los cambios generan en nosotros incertidumbre y nervios, la clave fundamental es la paciencia. Al comienzo puede estar más retraído en sus relaciones sociales o mostrarse más tímido que de costumbre. Cuando el sentimiento de seguridad y control se vaya asentando todo irá normalizándose. Si nos mostramos temerosos o inseguros le transmitiremos ese sentimiento de manera inconsciente. Crear una expectativa positiva de todo el proceso nos llevará a afrontarlo de esta forma y, lo mejor de todo, haremos que nuestros hijos aprendan a verlo así.

Cada experiencia de adaptación, como cada niño, es diferente. Démosle el tiempo que necesite para lograr desenvolverse con normalidad y hacer suyo el nuevo espacio, su nuevo ambiente, para hacerlo seguro y enriquecedor.

Imagen: woodleywonderworks