¿A tu peque le gusta leer? ¡Qué suerte tienes! La literatura infantil es muy importante en el desarrollo de los niños al fomentar su imaginación y creatividad. Además, leer ayuda a los peques a interiorizar vocabulario, reglas de puntuación, sintaxis y redacción. Por eso, hoy hablamos de cómo ayudar a tu hijo a comprender los libros con algunas técnicas de comprensión lectora ¡divertidas!

Un buen lector es aquel que comprender los textos y que es capaz de diferenciar la línea argumental de los detalles menos importantes. ¿Has pensado en compartir un rato con tu hijo hablando sobre lo que está leyendo? De esta manera, puedes ayudarlo a reflexionar sobre la lectura y casi sin querer, le enseñarás técnicas de comprensión lectora.

1. Comprensión lectora: monitorea la comprensión

Como siempre y en todos los aspectos de la vida, es importante que converses con tus hijos. Aprovecha estos momentos para hablar sobre sus últimas lecturas y presta especial atención a frases como “he olvidado lo que sucedió”, “no sé cómo explicarlo”… Estas pueden ser señales de que tu peque no ha comprendido la lectura.

Ten en cuenta que muchas veces, los niños continúan leyendo a pesar de no comprender del todo lo que están leyendo. Esto puede ser un problema en muchos niveles: primero porque el niño puede frustrarse, segundo porque el libro no cumplirá su función educativa y de divertimento y en tercer lugar, porque ¡puede afectar la aceptación de nuevas lecturas!

Con los jóvenes lectores es importante el acompañamiento: compartir un rato con ellos conversando sobre la historia y esclareciendo dudas.

2. Comprensión lectora: asociación del libro

Invita a su hijo a asociar la historia o alguna situación particular del libro con la vida real, otro libro o una película así ejercitará su poder de asociación y te asegurarás de que ¡ha comprendido lo leído!

3. Comprensión lectora: interesante versus importante

¿Y si desglosáis juntos qué es importante y qué es interesante? Un buen lector sabe diferenciar el argumento principal de las escenas complementarias, que pueden ser interesantes pero que no hacen a la esencia de la historia.

4. Comprensión lectora: hacer preguntas

Permite (e incita) a tu hijo a hacerse preguntas a sí mismo (o a ti) del estilo: ¿por qué el personaje X ha hecho tal o cuál cosa?, ¿qué ha motivado a X a hacer eso? Esto permite llegar a un nuevo nivel de comprensión lectora y además, ¡es una buena y divertida manera de hacer previsiones sobre lo que sucederá a lo largo de la historia!

5. Comprensión lectora: visualizar la historia

Comparte con tu hijo sus impresiones sobre la historia y los personajes y deja que te los describa como él se los imagina. Si tu peque puede sentir la historia e imaginarla como una película en su cabeza, seguramente es porque la está comprendiendo y se está sumergiendo en ella.

6. Comprensión lectora: hacer predicciones

Puede ser divertido hacer predicciones sobre qué sucederá en la historia en base a las pistas que nos ha dado el escritor, sobre todo en el caso de los libros de misterio. ¡Te divertirás mucho con esta técnica!

7. Comprensión lectora: resumir la historia

Si tu peque es capaz de resumir la historia, de encontrar él la forma de explicar el argumento central, ¡no lo dudes! Ha comprendido el libro… Pregúntale qué le ha parecido y conversa con él sobre los próximos libros a leer: ¿qué le gustaría y por qué?

Las técnicas de comprensión lectora son una buena manera de asegurarte de que tu hijo entiende lo que lee. Piensa que si comprende la historia, seguramente la disfrute y ¡quiera leer más y más!

Más información: Imagination Soup

Comprensión lectora: ayuda a tus hijos a entender
¡VOTA SI TE HA GUSTADO!