En España, las mascarillas forman parte del paisaje cotidiano desde hace unos meses, ya que es, junto a la higiene de manos y la distancia de seguridad, la medida básica para poner freno a la Covid-19. El uso de mascarillas es obligatorio en todos los espacios públicos y para todas las personas, incluidos los niños, como medida de protección ante el coronavirus, desde que se publicara la orden ministerial en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 20 de mayo. La norma se aplica a partir de los 6 años, aunque el Gobierno recomienda que los más pequeños de entre 3 y 5 años también utilicen las mascarillas.

Los aerosoles (diminutas partículas de fluido que quedan suspendidas en el aire después de hablar, estornudar o toser) son la forma más habitual de contagio del coronavirus, según un informe elaborado por reputados expertos españoles y encargado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Es por ello que, además de una buena ventilación de los espacios interiores, no debemos olvidar la importancia del uso de la mascarilla, ya que disminuye la transmisión por la vía respiratoria en la edad pediátrica, tanto en las actividades que se realizan fuera del domicilio como en el ámbito de los centros educativos. De esta forma, los padres tienen el deber concienciar a sus hijos, especialmente a aquellos niños y niñas que son demasiado pequeños como para entender la gravedad de la situación sanitaria por la Covid-19, de que deben llevar siempre la mascarilla puesta.

mascarilla en niños pequeños

En un primer momento, concienciar a los niños del uso de la mascarilla puede ser una tarea compleja, ya que pueden tener dificultad para respirar, sensación de agobio o calor. Sin embargo, la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria (AEPap) señala que los niños mayores de tres años tienen capacidad para adquirir el hábito de utilizar la mascarilla. Por ello, te damos algunos consejos para que los niños usen la mascarilla.

Compra mascarillas divertidas y fabricadas para niños

Las mascarillas higiénicas y quirúrgicas clásicas pueden asustar a los niños, debido a que ocultan una parte de la cara, ya sea cuando otras personas las usan o cuando ellos mismo tienen que ponérselas a diario. El diseño es fundamental para que los niños perciban la mascarilla como una prenda más de su indumentaria habitual. Una de las mejores opciones para solucionar este problema es comprar mascarillas personalizadas para niños, siempre verificando que se trata de modelos homologados y con el nivel adecuado de protección contra la Covid-19. Además, los padres pueden involucrar a sus hijos en este proceso para que vean las mascarillas como una parte normal de sus rutinas cotidianas, y tendrán ganas de llevarla puesta cuando vayan a salir de casa.

Explícales la importancia de la mascarilla

Antes de la pandemia, los niños nunca llevaban mascarilla en España, por lo que no han desarrollo este hábito. Uno de los consejos de Unicef, la agencia de la Organización de las Naciones Unidas, para solventar el problema es que los adultos expliquen a los más pequeños la importancia de su uso de una manera abierta y comprensiva. Para ello, es importante usar un lenguaje apropiado a la edad de cada niño, por lo que con los más pequeños de la casa se debe emplear palabras simples y concretas. En el caso de los niños más mayores se puede compartir más información sobre la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo con la pandemia por coronavirus para que comprendan la importancia de la mascarilla.

Normaliza el uso de la mascarilla a través del juego

mascarillas para niños consejos

El juego cumple un papel fundamental en el desarrollo de los niños, ya que les permite conocer el mundo que les rodea y adaptarse a él. A través del juego, los niños son capaces de interiorizar este tipo de normas de una forma más sencilla, permitiéndoles crear mecanismo para adaptarse a cada situación. Utilizar pequeñas mascarillas en los peluches o juguetes preferidos a la hora de salir a la calle, fabricar mascarillas de tela o dibujarlas sobre personajes infantiles son algunas de las opciones más recomendables para que el niño se familiarice con esta prenda, que se convertirá en una parte normal de su vida cotidiana.

Conviértete en su modelo a seguir

Los adultos tienen la responsabilidad de concienciar a los niños sobre el uso de la mascarilla, tanto en el ámbito familiar como en el espacio público. Este patrón de conducta y comportamiento sirve como ejemplo sobre el buen uso de las mascarillas en los más pequeños. Al fin y al cabo, si queremos que los niños cumplan y lo normalicen, nosotros tenemos que convertirnos en su modelo a seguir. Además, también es importante fomentar la responsabilidad de los niños, que tienen la misión de ayudar a otros compañeros para avisarles de la importancia del uso de la mascarilla.