Los poemas de amistad ponen en forma de verso los sentimientos más nobles: un amigo es un hermano al que escogemos, alguien que siempre estará a nuestro lado… y puede ser una idea bonita decirle todo lo que le queremos con alguna de estas poesías de amistad que hemos recopilado para vosotros.

Comenzaremos con poemas sobre la amistad para niños, muy cortitos y fáciles de memorizar si así lo quisieran; seguiremos con poesías sobre la amistad que expresan de manera sublime lo que significa tener amigos; y para terminar vamos a ver poemas de amistad de grandes autores…

¿Los vemos?

Poemas de amistad para niños

Poemas sobre la amistad

Fortaleza

Siempre brinda fortaleza,
alejando la tristeza,
cuando te sale algo mal.
Y es la fuente de alegrías
cuando buenos son tus días,
¡la amistad es esencial!

Abrazos

Son los brazos extendidos,
que los mantiene así unidos,
y les brinda un gran valor.
Nunca te pedirá nada,
porque siempre está apoyada
en la base del amor.

Es un tesoro brillante,
es una perla, un diamante,
si es sincera de verdad.
Sólo si tienes amigos
podrás ser un fiel testigo
¡del valor de la amistad!

Hermanos de verdad

Los amigos son hermanos
que nosotros elegimos,
nos ofrecen sus manos
cuando los necesitamos.

Puertas que se te abren,
y se juntan los caminos,
cuando son necesarios
sus brazos extendidos.

Son los rayos del sol,
que dan calor y abrigo
el amor se fortalece
¡cuando tienes un amigo!

¿Qué es un amigo?

¿Qué es un amigo?
¿Qué es un amigo?
Es quien te ayuda a seguir,
cuando te crees perdido,
quienes te animan a vivir
cuando te das por vencido.

Es el fiel hermano
que te acompaña de la mano
no importa si cae la lluvia
o el sol brilla claro.

Los amigos son

Los amigos son para jugar,
para compartir nuestras penas,
los amigos nos ayudan,
a enfrentar nuestros problemas.

Los amigos están en buenas y malas
y comparten contigo cada día de la semana,
en la escuela, tu casa o el parque,
siempre están ahí para animarte.

Poesías sobre la amistad

Poesías sobre la amistad

Algunas amistades son eternas

Algunas veces encuentras en la vida
una amistad especial:
ese alguien que al entrar en tu vida
la cambia por completo.

Ese alguien que te hace reír sin cesar;
ese alguien que te hace creer que en el mundo
existen realmente cosas buenas.

Ese alguien que te convence
de que hay una puerta lista
para que tú la abras.

Esa es una amistad eterna…
Cuando estás triste
y el mundo parece oscuro y vacío,
esa amistad eterna levanta tu ánimo
y hace que ese mundo oscuro y vacío
de repente parezca brillante y pleno.

Tu amistad eterna te ayuda
en los momentos difíciles, tristes,
y de gran confusión.

Si te alejas,
tu amistad eterna te sigue.

Si pierdes el camino,
tu amistad eterna te guía y te alegra.

Tu amistad eterna te lleva de la mano
y te dice que todo va a salir bien.

Si tú encuentras tal amistad
te sientes feliz y lleno de gozo
porque no tienes nada de qué preocuparte.

Tienes una amistad para toda la vida,
ya que una amistad eterna no tiene fin.

Este poema sobre la amistad ha sido atribuido a diferentes escritores famosos, sobre todo a Pablo Neruda. Pero lo cierto es que no es un poema de Neruda ni de ningún otro autor conocido.

Gacela de la amistad

La amistad es una ráfaga de peces luminosos,
y te arrastra
hacia un océano feliz de mariposas.

La amistad es un plañir de campanas
que invocan el aroma de los cuerpos
en un jardín amanecido de heliotropos.

Autor: Carmen Díaz Margarit

1150

Al que es amigo, jamás
lo dejen en la estacada,
pero no le pidan nada
ni lo aguarden todo de él:
siempre el amigo más fiel
es una conducta honrada.

Autor: José Hernández (fragmento de “El gaucho Martín Fierro”)

Poema de la amistad

No puedo darte soluciones para todos los problemas de
la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.

No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes
y no caigas.

Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me
lo pides.

No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes
actuar, pero si te ofrezco el espacio necesario para
crecer.

No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te
parta el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger
los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días oré por ti…

En estos días me puse a recordar a mis amistades más
preciosas.
Soy una persona feliz: tengo más amigos de lo que
imaginaba.

Eso es lo que ellos me dicen, me lo demuestran.
Es lo que siento por todos ellos.
Veo el brillo en sus ojos, la sonrisa espontánea y la
alegría que sienten al verme.

Y yo también siento paz y alegría cuando los veo y
cuando hablamos, sea en la alegría o sea en la
serenidad, en estos días pensé en mis amigos y amigas,
entre ellos, apareciste tú.

No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.

Lo que sé es que te destacabas por alguna cualidad que
transmitías y con la cual desde hace tiempo se
ennoblece mi vida.

Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el
segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.
Entonces entendí que realmente somos amigos.

Gracias por ser mi amigo.

Autor desconocido (atribuido erróneamente a J.L. Borges)

Amistad

Es una de las palabras más bonitas
y de los sentimientos más sentidos.
Obedece y atiende a ningún partido
y convierte en risas todas las cuitas.

La amistad no sabe ser egoísta;
no es del presente, ni del pasado ido.
En lo transcendental puro hace nido
y es incondicional mientras exista.

Es perdonar, tratando de comprender.
Es poder confiar creando una hermandad.
Es respetar y aceptar al otro como es.

Es no criticar, admirar y ceder.
Estar en la alegría y la adversidad.
Es seguir fiel, aunque el mundo ande al revés.

Autor: Zoraida Armengol

Los escritores y sus poemas sobre la amistad

Poesías de amistad

Cultivo una rosa blanca

Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero,
para el amigo sincero,
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo
cultivo una rosa blanca.

Autor: José Martí

Amistad

Amistad es lo mismo que una mano
que en otra mano apoya su fatiga
y siente que el cansancio se mitiga
y el camino se vuelve más humano.

El amigo sincero es el hermano
claro y elemental como la espiga,
como el pan, como el sol, como la hormiga
que confunde la miel con el verano.

Grande riqueza, dulce compañía
es la del ser que llega con el día
y aclara nuestras noches interiores.

Fuente de convivencia, de ternura,
es la amistad que crece y se madura
en medio de alegrías y dolores.

Autor: Carlos Castro Saavedra

Amigo mío

Amigo mío,
tengo tanta necesidad de tu amistad.
Tengo sed de un compañero que respete en mí,
por encima de los litigios de la razón,
el peregrino de aquel fuego.
A veces tengo necesidad de gustar por adelantado el calor prometido,
y descansar, más allá de mí mismo,
en esa cita que será la nuestra.
Hallo la paz.
Más allá de mis palabras torpes,
más allá de los razonamientos que me pueden engañar,
tú consideras en mí, simplemente al Hombre,
tú honras en mí al embajador de creencias,
de costumbres, de amores particulares.
Si difiero de ti, lejos de menoscabarte te engrandezco.
Me interrogas como se interroga al viajero,
Yo, que como todos, experimento la necesidad de ser reconocido,
me siento puro en ti y voy hacia ti.
Tengo necesidad de ir allí donde soy puro.
Jamás han sido mis fórmulas ni mis andanzas
las que te informaron acerca de lo que soy,
sino que la aceptación de quien soy te ha hecho
necesariamente indulgente para con esas andanzas y esas fórmulas.
Te estoy agradecido porque me recibes tal como soy.
¿Qué he de hacer con un amigo que me juzga?
Si todavía combato, combatiré un poco por ti.
Tengo necesidad de ti. Tengo necesidad de ayudarte a vivir.

Autor: Antoine de Saint-Exupéry

Poema de la amistad

La amistad es un río y un anillo.

El río fluye a través del anillo.

El anillo es una isla en el río.

Dice el río: antes no hubo río, después sólo río.

Antes y después: lo que borra la amistad.

¿Lo borra? El río fluye y el anillo se forma.

La amistad borra al tiempo y así nos libera.

Es un río que, al fluir, inventa sus anillos.

En la arena del río se borran nuestras huellas.

En la arena buscamos al río: ¿dónde te has ido?

Vivimos entre olvido y memoria:

este instante es una isla combatida por el tiempo incesante.

Autor: Octavio Paz

Ese es un amigo

Aquel cuyo apretón de manos es un poquito más firme,
Aquel cuya sonrisa es un poquito mas luminosa,
Aquel cuyos actos son un poquito mas diáfanos;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien mas pronto da que pide,
Aquel quien es el mismo hoy y mañana,
Aquel quien compartirá tu pena igual que tu alegría;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel cuyos pensamientos son un poquito mas puros,
Aquel cuya mente es un poquito más aguda,
Aquel quien evita lo que es sórdido y mísero;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien, cuando te vas, te extraña con tristeza,
Aquel quien, a tu retorno, te recibe con alegría;
Aquel cuya irritación jamás se deja notar;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien siempre está dispuesto a ayudar,
Aquel cuyos consejos siempre fueron buenos,
Aquel quien no teme defenderte cuando te atacan;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien es risueño cuando todo parece adverso,
Aquel cuyos ideales nunca has olvidado,
Aquel quien siempre da mas de lo que recibe;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Autor: John Burroughs

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Poesías infantiles de grandes autores

¿Te han gustado estas poesías sobre la amistad? Sigue leyendo con nosotros estas poesías cortas para niños.

PIN IT>> Sigue nuestros tableros en Pinterest

Poemas sobre amistad

Poemas de amistad para niños y adultos. Poesías sobre la amistad de grandes autores llenos de sentimiento para celebrar el valor de la amistad.