Una tarjeta de Navidad original. Navidad es una época para mostrar cariño a todas aquellas personas que queremos. La cena de Navidad nos da la oportunidad de compartir un buen momento con la familia y los amigos más cercanos. Sin embargo, quizás os suceda, que habitualmente no véis a muchos de vuestros amigos durante las fiestas. Para estos casos, nada mejor que enviar una tarjeta de Navidad.

Y ahí viene la dificultad… ¿Enviar una tarjeta online o una física? Por ahí piensen que soy anticuada, pero a mí me encanta recibir tarjetas navideñas y exponerlas cerca del árbol de Navidad. ¿Qué os parecería hacer una tarjeta de Navidad casera y original con las huellitas de vuestro bebé? ¡Seguro sorprenderéis a quien la reciba!

Las tarjetas de Navidad caseras hechas con las huellas de vuestro bebé son preciosas y súper simpáticas. Además, serán un hermoso recuerdo para los abuelos, demás familiares y amigos.

Para hacerlas sólo necesitaréis pinturitas de colores y los piecitos de vuestro bebé. Primero, dobláis la hoja por la mitad para formar la tarjeta (o podéis hacerla simple, sin necesidad de dobleces, así ahorraréis papel). En una paleta, preparáis los colores que utilizaréis y con un pincel grueso (¡cuidado con las cosquillas!) pintáis el piecito de vuestro peque: los deditos de rojo, el cuerpo del pie de verde… Finalmente, coronáis vuestro árbol de Navidad a base de huellitas con una estrella dorada (o amarilla) y unas rayitas en la parte inferior para simular el tronco ¡y listo!

Así de fácil tendréis una tarjeta navideña original y divertida para regalar a vuestros amigos y familiares. Esperamos que os guste esta idea para Navidad y que la llevéis a la práctica.

Vía: Craftrookie