¿Os gustan las tartas de cumpleaños caseras? Con un poco de maña, podéis crear cualquier diseño que se os ocurra. ¿Qué os parece hace una tarta número casera?

Un cumpleaños infantil siempre viene acompañado de una gran tarta. Cada año intentamos superar a la del año pasado, innovando para sorprender a los más peques. Pero, ¿por qué no crearla juntos?

Hoy podremos aprender cómo hacer una tarta muy especial en forma de números. ¡Decorarla será el doble de divertido!

Aunque parezca complicado, es muy sencillo de realizar. Ya veréis como siguiendo estos sencillos pasos podréis obtener una tarta en forma del número de años que cumplan vuestros hijos. tartas de numeros Estas tartas de cumpleaños tienen como base el bizcocho. Podéis hacerlo de la manera que más os guste, aun así aquí os dejo una receta clásica y sencilla de cómo hacer un bizcocho de yogur de Pequerecetas.

Es muy importante tener en mente el número que queramos realizar. Como podréis ver en la imagen superior del texto, según el número que queramos, deberemos utilizar un molde redondo, cuadrado o rectangular. En el caso del número 2 y 5 deberemos combinar varios moldes.

frosting tarta

Una vez tengamos el bizcocho preparado y cortado ya podemos empezar a cubrirlo de glaseado o frosting para darle color. Podéis comprarlo en  supermercados o tiendas especializadas en repostería. Éste se usa mucho para cubrir los cupcakes. También podremos realizar el glaseado de la cobertura en casa.

Glaseado para Tarta de Cumpleaños

  • 200 gr de chocolate blanco
  • 125 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 225 gr de queso crema
  • 300 gr de azúcar glass
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  •  Unas gotas de colorante alimentario en gel

Batimos primero la mantequilla a velocidad alta con la batidora eléctrica de varillas, luego incorporamos el azúcar glass y el queso crema, y batimos de nuevo primero a velocidad lenta y luego vamos subiendo la velocidad. Derretimos el chocolate blanco en el microondas en periodos cortos de 1 minuto removiendo cada vez para que no se queme. Incorporamos a la mezcla junto a la esencia de vainilla y el colorante, y batimos de nuevo hasta que nos quede una consistencia con suaves picos.

Para poder unir las dos partes del bizcocho, deberemos meterlo en el congelador un ratito para que éste haga de pegamento. Y una vez enfriado, ¡tan solo nos quedará decorarlo como más nos apetezca! En este caso se han usado M&Ms de colores, ¡pero también podéis utilizar Lacasitos, Conguitos o virutas de color!

No os perdáis también nuestro post 61 tartas de cumpleaños. ¡Encontraréis ideas para todos los gustos!

Vía: Bits of everything, Themeparties