Seguimos aprendiendo sobre el cuerpo humano, y esta vez es el turno del aparato circulatorio. Gracias al sistema circulatorio, la sangre transporta oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo, pero… ¿cómo la hace? ¡Vamos a aprenderlo hoy!

Os hemos preparado una explicación sencilla para primaria: con este artículo sobre el sistema circulatorio para niños tendréis todo el material que necesitáis para el cole, porque también incluimos imágenes y esquemas para imprimir.

¿Qué es el aparato circulatorio?

El sistema circulatorio​ es un sistema de transporte interno que utilizan los seres vivos para trasladar dentro de su organismo elementos nutritivos, oxígeno  y otras sustancias.

En los seres humanos, el aparato circulatorio está formado por una bomba impulsora que es el corazón; que impulsa un fluido- la sangre– por un conjunto de conductos, las arterias, venas y capilares. Los humanos, como el resto de los mamíferos, tenemos un sistema circulatorio doble: el lado derecho del corazón impulsa la sangre pobre en oxígeno hacia los pulmones para que se oxigene (circulación pulmonar), y el lado izquierdo distribuye la sangre oxigenada hacia los tejidos (circulación sistémica).

Sistema circulatorio
Imagen Edoarado

DESCARGAR ESQUEMA PARA IMPRIMIR

Funciones del sistema circulatorio

La función principal del sistema circulatorio es el transporte dentro del organismo de sustancias, principalmente oxígeno y nutrientes. Pero no es su única función, vamos a resumirlas:

  • Transportar el oxígeno desde los pulmones a los tejidos, y el dióxido de carbono desde los tejidos hacia los pulmones, para que sea eliminado en el proceso de ventilación.
  • Distribuir los nutrientes a todo el organismo.
  • Transportar los desechos producidos por las células hacia el riñón, para que sean eliminados a través de la orina.
  • Transportar sustancias hacia el hígado para que éste la metabolice.
  • Distribuir las hormonas producidas por los diferentes órganos de secreción interna.
  • Hacer circular por la sangre los anticuerpos que nos protegen de virus y bacterias.

Partes del aparato circulatorio

Sistema circulatorio
Imagen OpenStax College

Hemos dicho que el nuestro sistema cardiovascular es doble: tiene dos circuitos de circulación de la sangre, que parten del corazón. Uno transporta la sangre rica en oxígeno, y el otro la sangre que debe ser oxigenada. Vamos a verlo en detalle:

Circulación pulmonar

Se trata de un circuito corto, que va del corazón a los pulmones y viceversa. La arteria pulmonar es una gran arteria que sale del corazón, y luego se divide en dos para llegar a los dos pulmones, donde a su vez se ramifican. En los pulmones, la sangre recoge oxígeno y elimina dióxido de carbono, en un proceso llamado hematosis. Luego regresa al corazón a través de las venas pulmonares, que dirigen la sangre rica en oxígeno hasta la aurícula izquierda del corazón.

Circulación sistémica

La circulación sistémica transporta la sangre desde el corazón hacia el resto del cuerpo, y luego la lleva de vuelta al corazón.

La sangre que regresa al corazón cargada de oxígeno después de pasar por los pulmones, puede ser distribuida al resto del cuerpo. La sangre oxigenada sale del corazón por la aorta, una gran arteria que luego se ramifica: como las ramas de un árbol, las ramificaciones se van haciendo cada vez más pequeñas conforme se van alejando de la aorta. De esta manera, una red de vasos sanguíneos muy finos, llamados capilares,  son los que permiten que los nutrientes y el oxígeno se distribuyan a las células,  porque tienen paredes muy finas que permiten el intercambio de sustancias: distribuyen las sustancias útiles para las células, y recogen los desechos para volver a llevarlos al corazón, y luego a la circulación pulmonar para eliminar los desechos y volver a cargarse de oxígeno.

Hemos hablado hasta aquí del corazón, las arterias, venas y capilares, de la sangre… pues ha llegado el momento de entender mejor cada uno de estos elementos:

El corazón

El corazón es una bomba: se contrae automáticamente con una frecuencia media de entre 60 y 100 latidos por minuto. Cada vez que late, el corazón impulsa la sangre para que circule por las arterias, venas y capilares.

Partes del corazón

corazón humano

El corazón está dividido en 4 cavidades, dos superiores y dos inferiores:

  • Los ventrículos -derecho e izquierdo- son las cavidades inferiores. Están separados entre sí por una pared llamada tabique interventricular. Los ventrículos bombean la sangre hacia afuera del corazón.
  • Las aurículas -derecha e izquierda- son las cavidades superiores. Están separadas por una pared llamada tabique interauricular, y reciben la sangre que llega hacia el corazón.

La aurícula derecha y el ventrículo derecho están conectados a través de la válvula tricúspide, y la aurícula y ventrículo derechos por la válvula mitral. 

Otras válvulas cardíacas separan a los ventrículos de los grandes vasos sanguíneos que transportan la sangre que sale del corazón: la válvula pulmonar se encuentra entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar, y la válvula aórtica entre la arteria aorta y el ventrículo izquierdo.

¿Cómo late el corazón?

Sistema circulatorio para niños

Nuestro cuerpo envía mensajes al corazón para indicarle cuándo debe bombear más o menos sangre. Así por ejemplo, mientras dormimos, el corazón bombea solo la cantidad de oxígeno que necesita el cuerpo en estado de reposo. En cambio cuando practicamos actividad física, el corazón bombea más rápido porque los músculos necesitan más oxígeno.

Hay una pequeña área en la aurícula derecha que se llama nódulo sinusal, que se encarga de enviar una señal eléctrica al músculo cardíaco para que se contraiga, es decir para que bombee la sangre. Este nódulo marca la frecuencia cardíaca y hace que el resto del corazón se contraiga a ese ritmo. Estos impulsos llegan primero a las aurículas, y luego se desplazan hacia abajo hasta llegar al nódulo aurículoventricular, que repite la señal y la envía a los ventrículos, haciendo que se contraigan.

El latido cardíaco tiene dos fases:

  • Sístole: ocurre cuando los ventrículos se contraen y bombean sangre a las arterias aorta y pulmonar. Durante la sístole, las válvulas tricúspide y mitral se cierran, impidiendo que la sangre vuelva a las aurículas. En cambio las válvulas aórtica y pulmonar están abiertas, para que la sangre pueda pasar hacia las arterias aorta y pulmonar. Cuando los ventrículos se dejan de contraer, se cierran las válvulas aórtica y pulmonar para impedir que la sangre retroceda hacia los ventrículos.
  • Diástole: ocurre cuando las válvulas aurículoventriculares (tricúspide y mitral) se abren y los ventrículos se relajan. Esto permite que los ventrículos se llenen de la sangre procedente de las aurículas, y se preparen para el próximo latido cardíaco.

Arterias, venas y capilares

Hemos dicho que la sangre circula a través del cuerpo por una red compleja de conductos, que se llaman vasos sanguíneos. Podemos dividirlos en dos grandes grupos: las arterias, que transportan la sangre que sale del corazón, y las venas, que transportan la sangre que entra en el corazón.

Las arterias se ramifican en arteriolas, que son de calibre más pequeño. Las arteriolas dan origen a los capilares, vasos muy finos con paredes muy finas, que permiten el intercambio de sustancias con los tejidos, como hemos visto anteriormente. Cuando la sangre comienza su recorrido de vuelta al corazón, pasa de los capilares a las vénulas, que se reúnen para formar las venas. Las dos grandes venas que llevan sangre al corazón son la vena cava superior y la vena cava inferior.

La sangre

La sangre es un tejido líquido que circula por los vasos sanguíneos. Está formada por una parte sólida, que incluye a los glóbulos rojos (o eritrocitos), los glóbulos blancos (o leucocitos) y las plaquetas; y una parte líquida, llamada plasma sanguíneo.

La sangre cumple con muchas funciones necesarias para la vida: la defensa de las infecciones, los intercambios gaseosos (de oxígeno y dióxido de carbono) y la distribución de nutrientes. Para poder cumplir con estas funciones, cuenta con diferentes tipos de células suspendidas en el plasma. Estas células se fabrican en la médula ósea, que se encuentra en el interior de los huesos. La sangre se renueva constantemente, por lo que la médula ósea fabrica células sanguíneas durante toda la vida, ya que tienen un tiempo de vida limitado.

¿Te ha quedado claro todo lo relativo al aparato circulatorio?

SIGUE APRENDIENDO SOBRE EL CUERPO HUMANO:

 

El aparato circulatorio: partes y funciones
5/5 | 4 votos