Seguimos aprendiendo sobre el cuerpo humano, y en esta ocasión hablaremos del aparato excretor sistema excretor. Se trata de un conjunto de órganos que cumplen una importante función, la de eliminar los residuos que se han generado debido a la actividad celular.

Vamos a aprender cuáles son las partes del aparato excretor, los órganos excretores y sus funciones. Encontraréis una explicación sobre el aparato excretor para niños, lo más sencilla posible, con imágenes y gráficos que también podéis descargar e imprimir para el cole.

¿Qué es el aparato excretor?

El aparato excretor es un conjunto de órganos encargados de la excreción, es decir la eliminación de los residuos producidos por la actividad celular.

El sistema excretor está formado por el sistema urinario, encargado de la producción, almacenamiento y eliminación de la orina; y las glándulas sudoríparas, que eliminan el sudor.

El sistema urinario

Aparato urinario
1. Sistema urinario humano: 2. Riñón, 3. Pelvis renal, 4. Uréter, 5. Vejiga urinaria, 6. Uretra, 7. Glándula suprarrenal 8. Arteria y venas renales, 9. Vena cava inferior, 10. Aorta abdominal, 11. Arteria ilíaca común y vena ilíaca común, 12. Hígado, 13. Intestino grueso, 14. Pelvis.
[Imagen Jordi March i Nogué]

El sistema urinario es un sistema de órganos encargados de la producción, almacenamiento y eliminación de la orina.

A través de la orina, se eliminan los desechos del metabolismo, es decir de la actividad celular, y otras sustancias tóxicas. El sistema urinario humano está compuesto por dos riñones, en los que se produce la orina, y por un conjunto de vías excretoras: los uréteres transportan la orina hasta la vejiga urinaria, donde se almacena hasta que sale al exterior a través de la uretra.

Pero vamos a hablar mejor de cada uno de estos órganos y sus funciones.

Órganos del sistema urinario

Los riñones

Sistema excretor humano
1. Corteza renal, 2. Médula renal, 3. Papila renal, 4, Pirámide renal, 5. Columna renal, 6. Cápsula fibrosa, 7. cáliz menor, 8. cáliz mayor, 9. Uréter, 10. Pelvis renal, 11. Hilio renal
[Imagen]
Los riñones se encuentran a ambos lados de la columna vertebral, en la zona lumbar. Tienen forma de judía, miden entre 10 y 12 cm de largo, y 5-6 cm de ancho. Los riñones son los órganos más importantes del sistema urinario: además de producir la orina, tienen otras funciones importantes como regular el equilibrio del medio interno del organismo a través del control de los niveles de agua, sales y glucosa en la sangre; fabricar las hormonas que regulan la producción de glóbulos rojos y la renina que regula la presión arterial.

Podemos decir que los riñones desempeñan dos funciones fundamentales: una función depuradora, porque elimina toxinas y deshechos filtrando la sangre y eliminándolos a través de la orina, y reguladora, porque mantiene el equilibrio interno del organismo.

Los riñones están divididos en tres zonas diferentes: la corteza, la médula y la pelvis.

Corteza renal

La corteza es la parte externa del riñón; su función principal es filtrar el fluido desde la sangre, y lo hace a través de las nefronas, que se encuentran mayormente en la corteza. Las nefronas son diminutos filtros; en el riñón hay entre 800 mil y un millón de nefronas, que filtran el plasma sanguíneo y producen la orina. Por este motivo la nefrona es la unidad básica del órgano. La orina producida por las nefronas se recolecta en unos conductos colectores, que la conducen hasta la pelvis renal.

La función de las nefronas se divide en tres pasos fundamentales:

  1. Filtración 
  2. Reabsorción, cuando la mayor parte del agua y muchas de las sustancias disueltas de importancia para el organismo, son reincorporadas a la sangre.
  3. Secreción,  cuando las sustancias que no fueron reabsorbidas son eliminadas.

Médula renal

La médula renal está compuesta por formaciones cónicas llamadas pirámides renales o pirámides de Malpighi. La base de cada pirámide se encuentra orientada hacia el externo, es decir hacia la corteza renal; la parte más angosta apunta hacia el interior del órgano, y actúa en forma de embudo, descargando en los cálices renales que confluyen hacia la pelvis renal.

Pelvis renal

La pelvis renal es una cavidad con subdivisiones en donde se recolecta la orina, que es dirigida luego hacia el uréter. Desde la pelvis renal sale la vena renal, que drena la sangre del riñón; y entre la arteria renal, que en cambio es la que lleva la sangre hacia el riñón.

Las vías excretoras

Las vías excretoras o vías urinarias recogen la orina desde la pelvis renal y la expulsan al exterior. Se trata de un conjunto de conductos que veremos a continuación:

Uréteres

Son los conductos que conducen la orina desde la pelvis renal hasta la vejiga. Las capas musculares que los componen se contraen, impulsando la orina hacia la vejiga.

Vejiga urinaria

La vejiga es un órgano hueco que recibe y almacena la orina, para luego expulsarla al exterior del cuerpo a través de la uretra durante la micción. La capacidad de almacenamiento de la vejiga es variables, pero el deseo de orinar, es decir de vaciarla, aparece cuando contiene entre 250 y 400 centímetros cúbicos de orina.

Uretra

Es el conducto que permite la salida al exterior de la orina. En el varón, la uretra tiene además una función reproductiva, ya que permite el paso del semen. Te lo hemos explicado mejor cuando hablamos del sistema reproductor masculino. En las mujeres, la uretra mide unos 4 cm y se abre al exterior del cuerpo justo por encima de la vagina. En los hombres, mide aproximadamente 20 cm de largo, y después de salir de la vejiga pasa por la glándula prostática y luego a través del pene hasta el exterior del cuerpo.

La orina

La orina está compuesta por agua y por otros elementos, que son los deshechos y las toxinas de las que hemos hablado antes. Cada día eliminamos aproximadamente 1,5 litros de orina. Normalmente contiene un 95% de agua, 2% de sales minerales y 3% de urea -el principal desecho del metabolismo de las proteínas- y otras sustancias como ácido úrico, creatinina, nitrógeno, cloruros, cetosteroides, fósforo y amonio.

Las principales funciones de la orina son:

  • Eliminar las sustancias tóxicas producidas por el metabolismo celular, como la urea.
  • Controlar la presión arterial gracias a la regulación hídrica.
  • Eliminar sustancias tóxicas ingeridas, como drogas y alcohol.
  • Controlar el equilibrio ácido-base del organismo.

¿Cómo se forma la orina?

Ya lo hemos visto cuando hablamos de las nefronas, vamos a ampliar la información. La formación de la orina consta de 3 etapas:

  • Filtración glomerular:Esta fase tiene lugar en una parte de las nefronas que se llaman glomérulos. Cuando la sangre llega a las nefronas, recibe una gran presión que extrae de ella el agua, la glucosa, vitaminas, aminoácidos, urea, cloruros, sodio, potasio y otras sales. Se trata de aproximadamente el 20% del volumen sanguíneo que llega a las nefronas, por lo que es una gran cantidad de líquidos que no pueden perderse totalmente, ya que nos deshidrataríamos. Por eso una buena parte se reabsorbe en la siguiente fase.
  • Reabsorción tubular: Este filtrado rico en sustancias necesarias para el cuerpo pasa a otra parte de la nefrona que se llama túbulo contorneado proximal. Allí se reabsorben la glucosa, los aminoácidos y otras sustancias, en total un 65% del filtrado. La absorción continúa en otras partes de la nefrona donde se absorben las sustancias más difíciles.
  • Excreción: Finalmente el filtrado llega al túbulo contorneado distal, donde las sustancias que no fueron reabsorbidas son excretadas hacia la orina, que sigue todo el recorrido que hemos visto antes.

Las glándulas sudoríparas

Ha llegado el momento de hablar de otra de las partes que forman el aparato excretor, es decir las glándulas sudoríparas.

Las glándulas sudoríparas son las encargadas de excretar el sudor.

Estas glándulas se encuentran en la piel, especialmente concentradas en la cabeza, axilas y en las palmas de las manos. Son tubos delgados y largos, que en el lado inferior están cerrados y se apelotonan formando un ovillo, y en el lado exterior se abren en los poros.

Existen dos tipos de glándulas sudoríparas:

  • Las glándulas sudoríparas ecrinas segregan el sudor, y hay unas 600 por centímetro cuadrado de piel. En condiciones normales pueden segregar 1 litro de sudor por día. La función principal de la excreción del sudor no es eliminar sustancias, sino autorregular la temperatura corporal mediante la evaporación del agua expulsada.
  • Las glándulas sudoríparas apocrinas son mucho menos numerosas, y se encuentran en las axilas, en la zona del pubis, en los párpados y en el conducto auditivo externo. Son las encargadas de la secreción de las feromonas. Estas glándulas producen sustancias que al ser descompuestas por bacterias son las responsables del olor característico de zonas como las axilas y los órganos sexuales.

¿Qué te parece? ¿Te ha quedado claro? No olvides que puedes seguir aprendiendo con nosotros, te proponemos algunos temas:

¡VOTA SI TE HA GUSTADO!