Nuestro cuerpo se mueve gracias al aparato locomotor. Este conjunto de estructuras nos permite movernos, y además sirve de sostén y protección al resto de los órganos del cuerpo. En nuestra lección de hoy vamos a aprender todo sobre el sistema locomotor: cómo está formado y cuáles son sus funciones.

También te vamos a dejar imágenes que puedes descargar e imprimir para el cole.

¿Qué es el aparato locomotor?

El aparato locomotor es el conjunto de estructuras que permite a nuestro cuerpo realizar cualquier tipo de movimiento. Está formado por el sistema óseo y el sistema muscular.

Los seres humanos, y los animales en general, podemos interactuar con el mundo a través del movimiento o locomoción. Este movimiento es posible gracias al sistema locomotor, que funciona en coordinación con el sistema nervioso, que se encarga de generar y transmitir los impulsos nerviosos que producen el movimiento.

Otro de las funciones del aparato locomotor, además de permitir el movimiento, es la de proteger los órganos en el interior del cuerpo, y también brindar sostén al cuerpo mismo.

Partes del sistema locomotor

El sistema locomotor está formado, como hemos dicho, por el sistema óseo y el sistema muscular. Vamos a aprender algo más sobre ellos.

El sistema óseo

aparato locomotor para niños

 

DESCARGAR ESQUELETO VISTA FRONTAL

sistema locomotor

DESCARGAR ESQUELETO VISTA POSTERIOR

El sistema óseo es un conjunto de huesos, cartílagos y ligamentos articulares que proporciona su estructura al cuerpo humano. El esqueleto sostiene el cuerpo, protege algunos órganos y nos permite movernos.

Los huesos

El hueso es un órgano firme, duro y resistente, que forma parte del esqueleto de los vertebrados. Está compuesto por tejidos duros y blandos: el principal tejido duro es el tejido óseo, que está compuesto en un 25% de agua, 25% de proteínas y 50% de sales minerales, en particular calcio.

El esqueleto humano tiene 206 huesos, que pueden clasificarse según su forma:

  • Huesos largos: lo que predomina es la longitud por sobre otras dimensiones. Suelen encontrarse en las extremidades, como el fémur, el radio, la tibia y el peroné.
  • Huesos cortos: las dimensiones son más o menos equivalentes, siendo su forma aproximadamente cúbica. Son de este tipo los huesos pequeños que forman el carpo en la muñeca.
  • Huesos planos: son huesos delgados, como los que forman la bóveda del cráneo.
  • Huesos irregulares: son huesos de forma irregular, como las vértebras 
  • Huesos sesamoideos: reciben este nombre porque su forma recuerda una semilla de sésamo. Son huesos pequeños y accesorios que se suelen encontrar cerca de los tendones, en manos y pies.

Articulaciones

Las articulaciones son la unión entre dos huesos. Las hay de tres tipos:

  • Móviles, que permiten un movimiento amplio, como las articulaciones de la rodilla, el codo, el tobillo, etc.
  • Semi-móviles, que permiten un movimiento limitado, como las de las vértebras de la columna vertebral.
  • Fijas, que no permiten ningún movimiento, como las que unen los huesos del cráneo.

Ligamentos y cartílagos

Los ligamentos son bandas de tejido muy resistente y elástico, que unen los huesos a las articulaciones. El ligamento permite el movimiento, pero evita también mover los huesos de modo excesivo, lo que previene las luxaciones en caso de movimientos forzados.

El tejido cartilaginoso, o cartílago, es un tipo de tejido conectivo especializado, elástico. Se encuentra revistiendo articulaciones, en las uniones entre las costillas y el esternón, como refuerzo en la tráquea y bronquios, en el oído externo y en el tabique nasal.

APRENDE MÁS SOBRE EL ESQUELETO HUMANO AQUÍ

El sistema muscular

Cuántos músculos tiene el cuerpo
imagen

DESCARGAR VISTA FRONTAL 

Músculos del cuerpo
imagen

DESCARGAR VISTA POSTERIOR

El sistema muscular es un conjunto de músculos que pueden ser controlados de forma voluntaria por un organismo vivo. Su función es producir el movimiento, lo que sucede cuando los impulsos eléctricos que llegan desde el sistema nervioso provocan la contracción de las fibras musculares.

Músculos

Los músculos son tejidos que tienen la capacidad de generar movimiento al contraerse y relajarse. El tejido que forma el músculo se llama tejido muscular. Está formado por células especializadas que se llaman miocitos, que tienen la capacidad de aumentar o disminuir su longitud cuando reciben impulsos eléctricos generados por el sistema nervioso, como hemos dicho antes.

Los músculos del cuerpo humano pueden clasificarse según diferentes criterios: según su forma, su función, pero sobre todo, según su tipo de movilidad; es que los músculos pueden ser voluntarios (los que movemos de manera consciente) o involuntarios (los que se contraen sin que nos demos cuenta de ello, como los músculos del corazón). Los que forman parte del sistema locomotor son los músculos voluntarios.

Existen 3 tipos de tejido muscular:

  1. Estriado: es el que conforma los músculos voluntarios. También es llamado músculo esquelético, porque están unidos al esqueleto por medio de los tendones, que veremos más adelante.
  2. Liso: la fibra muscular lisa no participa en los movimientos voluntarios, se contrae o relaja de manera automática en respuesta a estímulos nerviosos generados por el sistema nervioso autónomo. Un ejemplo son los músculos que recubren el tubo digestivo.
  3. Cardíaco: se encuentran solo en el corazón, y generan los movimientos involuntarios por los que este órgano impulsa la sangre a través del sistema circulatorio.

Tendones

El tendón es una banda de tejido muy resistente, que se encuentra en los extremos de un músculo y sirven para unirlo al hueso. Los tendones transmiten la fuerza desarrollada por el músculo al hueso, para producir el movimiento.

APRENDE MÁS SOBRE LOS MÚSCULOS DEL CUERPO HUMANO AQUÍ

Cómo se produce el movimiento

Como hemos visto, el sistema óseo y el sistema muscular trabajan coordinados, pero ¿cómo lo logran? Esta tarea corresponde al sistema nervioso, que recibe los estímulos del exterior, los analiza y elabora una respuesta. Pongamos un ejemplo: supongamos que estamos cocinando, y sin querer acercamos nuestra mano al fuego; el sistema nervioso percibe el dolor, transmite la señal al cerebro, que la analiza y detecta el peligro, mandando una señal nerviosa para que los músculos del brazo se contraigan, haciéndonos retirar la mano. Como veis, en el movimiento intervienen tanto el sistema locomotor formado por el sistema óseo y el muscular, como el sistema nervioso.

¿Os ha quedado claro? Os recordamos que en nuestra sección de Educación encontraréis muchos recursos didácticos sobre todas las materias.

¡VOTA SI TE HA GUSTADO!