Los parques acuáticos son todo un paraíso tanto para los más pequeños de la familia como para los que ya no son tan pequeños. Pero ¿qué pasa si al parque acuático le sumamos también la posibilidad de disfrutar de un parque temático o de incluso dos? ¡Bingo! Tenemos la opción ganadora para pasar unos grandes días en familia.

Para ello, PortAventura World ofrece dos parques temáticos y un parque acuático. Los dos parques temáticos son PortAventura Park, con seis mundos diferentes que explorar y Ferrari Land, para los amantes de la adrenalina y el motor; por su parte, Caribe Aquatic Park es un parque acuático cerca de Barcelona lleno de numerosas piscinas y toboganes para disfrutar con toda la familia. Suena bien, ¿verdad?

Consejos para ir a un parque acuático con niños

Para que os asegureis de sacarle el máximo partido a este día de diversión, os dejamos 3 consejos a tener en cuenta cuando visitéis un parque acuático con toda la familia:

1. Déjalo todo preparado la noche anterior

Un día con estrés es un día que no empieza bien. Se supone que este día es para que lo disfrutéis todos y si alguien tiene que estar pendiente de lo que lleváis o no lleváis con vosotros a última hora, no va a empezar el día con mucha diversión. Por esta razón, lo mejor es prepararlo todo con antelación: bañadores, toallas, ropa seca para cambiaros al final del día, protección solar, etc.

Además, no te olvides de consultar siempre los tipos de entradas que ofrece el parque para asegurarte de comprar la que más se adapta a vuestras necesidades y, sobre todo, el horario de apertura del parque acuático. No querrás llegar al parque y encontrarte las puertas cerradas, ¿verdad? Además, recuerda que si quieres aprovechar el día al máximo, es muy recomendable llegar a primera hora.

2. Toda precaución es poca: no te olvides de llevarte la crema solar

Sin duda, es lo primero que tenemos que meter en nuestra mochila junto con el bañador y las toallas. Recuerda aplicar crema solar antes de llegar al parque acuático para asegurarte de que toda la familia está bien protegida. No te olvides de aplicarla en zonas donde a veces es fácil olvidarse de hacerlo, como las orejas, el cuello o los pies. Además, recuerda que, para que su protección sea máxima, hay que volver a aplicar crema solar cada dos horas aproximadamente. El efecto de la luz del sol reflejado en la superficie del agua es el doble de fuerte, así que si no usas la protección solar de forma óptima, es muy posible que al final del día termines con una sorpresa desagradable.

3. Sigue las recomendaciones de seguridad del parque

Y, además, presta atención a todas las indicaciones que hagan los socorristas. Recuerda que tanto las medidas de seguridad como los socorristas están allí para asegurarse de que todo el mundo pueda disfrutar del día. Es muy importante tenerlos en cuenta y explicarles a tus hijos las normas que tienen que seguir y lo que tienen que hacer si se pierden. Por supuesto, si vas con niños muy pequeños, recuerda que es fundamental no dejarles solos nunca.

¡VOTA SI TE HA GUSTADO!