La higiene de nuestro bebé es una de las tareas diarias que más dudas despiertan entre los padres y las madres, sobre todo si son primerizos. Para empezar, no debemos verlo como una tarea, sino más bien como un tiempo de conexión y ocio con nuestro bebé. Asimismo, debemos utilizar productos que respeten el pH y la flora bacteriana de su piel, que no contengan alcohol, parabenos ni siliconas.

Veamos algunos trucos y consejos que nos ofrecen desde Dosfarma.com para no cometer errores y asegurarnos de que lo estamos haciendo bien.

Protege su piel con productos específicos cuando lo bañes

No debemos bañar al bebé a diario ya que los bebés no se ensucian. Cuando lo hacemos, debemos entender el momento del baño como un tiempo de relación y de juego.

También debemos asegurarnos de utilizar productos específicos para la piel de nuestro bebé, libres de alcohol, sin parabenos ni siliconas. Es muy importante que estos productos respeten el pH y la flora bacteriana de su piel para no causarle ni irritaciones ni molestias. En farmacias como Dosfarma encontraremos geles y champús diseñados para cuidar y proteger su piel.

Ten en cuenta que la piel del bebé es muy sensible ya que solo tiene una quinta parte del grosor de un adulto. Por este motivo no debemos bañarle más que una o dos veces por semana, el baño no debe durar más de diez minutos hasta que cumpla un año y la temperatura del agua no debe superar los 36 grados.

Hidratación después del baño

Es muy importante la hidratación de la piel del bebé ya que al tener menos capas que la protegen, su piel absorbe más agua y también pierde, influyendo en su sistema de barrera y elasticidad.

Para proteger a nuestro bebé se recomienda hidratar su piel una o dos veces al día. Aprovecha después del baño para masajearlo y contribuir así a aliviar los cólicos del lactante. Existen también algunas lociones de Johnson’s Baby perfectas para hidratar la piel antes de ir a dormir, con un aroma relajante para ayudar al bebé a conciliar el sueño.

Oídos y nariz limpios y cuidados

Es importante mantener los orificios del bebé bien limpios. No obstante, debemos limitarnos a la parte externa para no producir problemas mayores, sobre todo en los oídos.

Para asegurar una correcta higiene de nuestro bebé debemos utilizar bastoncillos de algodón 100%. Para una correcta limpieza de los oídos, sujeta la cabeza del bebé de forma ladeada y con un bastoncillo sigue los pliegues de la oreja de dentro hacia fuera. No introduzcas nunca el bastoncillo en el canal auditivo.

Además de los oídos también es necesario mantener limpia la nariz de nuestro bebé. También nos limitaremos a la parte externa, sin introducir el bastoncillo en el canal nasal.

Cambia los pañales a menudo para evitar los escozores

La piel de la zona genital y del culito de nuestro bebé es muy delicada. Por eso debemos cambiar el pañal a menudo, limpiar bien el culete y lavar con bastante agua para prevenir las irritaciones y escoceduras. También se recomiendan las toallitas húmedas y la utilización de una crema protectora para evitar y proteger al bebé de la dermatitis del pañal.