Vamos a aprender todo sobre las formas verbales ¿estáis preparados? Es una lección básica de Lengua para primaria, así que lo vamos a explicar de manera sencilla, que en realidad lo es.

Seguro que ya sabéis que las palabras que usamos para llamar a las cosas (los sustantivos) y para describir sus cualidades (los adjetivos) no son suficientes para comunicar, necesitamos palabras que describan las acciones y las actividades que los seres vivos, los objetos e incluso los sentimientos y las ideas realizan: se trata de los verbos.

Los verbos son las palabras que usamos para describir acciones, estados y procesos: el perro corre, el niño se aburre, la silla se rompe, el hombre imagina. Los verbos no se presentan siempre de la misma manera, tienen diferentes formas según la persona, el número y el tiempo al que no estemos refiriendo. Vamos a hablar de estas formas.

Formas verbales

La forma verbal es cada una de las maneras en la que se declina un mismo verbo. El conjunto de las formas verbales de un mismo verbo se llama conjugación.

Vamos a verlo con un ejemplo:

amemos, amaría, he amado, amará, amando, habría amado… son todas formas verbales del verbo amar. 

Cuando a un verbo en infinitivo (sin conjugar, como: amar, partir, mirar, correr, etc) se lo aplica a una persona (yo, tú, él…), un número (plural o singular) y un tiempo (pasado, presente, futuro) cambia su forma. Un verbo admite muchas formas diferentes, que son el resultado de combinar dos partes, la raíz o lexema y la desinencia. Vamos a verlo.

Raíz y desinencia

La raíz o lexema es la parte del verbo que le aporta su significado. Es su parte fundamental. La raíz o lexema de un verbo es la parte que antecede las terminaciones -ar, -er o -ir.

am-ar; corr-er; part-ir;

La desinencia es la terminación que se añade a una misma raíz para obtener las diferentes formas verbales:

am-emos; corr-ía; part-irá;

La desinencia nos da información adicional sobre el verbo: nos indica la persona, el número, el tiempo, el modo, etc.

La conjugación de verbos

Verbos en español

La conjugación verbal es el conjunto ordenado de formas de un verbo según las categorías de persona, número, tiempo, modo, etc.

Todos los verbos regulares pueden conjugarse tomando como ejemplos los modelos de conjugación, que son tres: La 1° conjugación es la de los verbos terminados en -AR, y el verbo modelo es AMAR; la 2° conjugación es la de los verbos terminados en -ER, y el verbo modelo es TEMER; la 3° conjugación es la de los verbos terminados en -IR, y el verbo modelo es PARTIR.

ATENCIÓN 👉 Los verbos regulares son aquellos cuya conjugación sigue un patrón típico. Se pueden conjugar sin modificar la raíz (lexema), y las terminaciones siguen un esquema al ser conjugados. VER LA CONJUGACIÓN DE VERBOS REGULARES EN ESPAÑOL

Hay otros tipos de verbos que tienen conjugaciones particulares que se apartan de las de los verbos modelos, ya que presentan cambios en la raíz, en la terminación o en ambos. Son los verbos irregulares, te hablamos de ellos aquí.

Ahora bien, hemos dicho que la conjugación es el conjunto de formas que adquiere un verbo cuando se le aplica una persona, un número, un tiempo, un modo… pero ¿a qué nos referimos?

Persona

Las personas gramaticales son tres:

  • Primera persona: representa al hablante solo (yo) o incluido en un grupo (nosotros/as)
  • Segunda persona: es el interlocutor (tú, usted o vosotros/as)
  • Tercera persona: cualquiera que no sea ni el hablante ni el interlocutor (él, ella, ellos, ellas, ustedes), de la que se habla en el discurso.

Número

La mayoría de las palabras, incluidos los verbos, pueden ser singulares o plurales. Decimos que una palabra es singular cuando hace referencia a un solo ser u objeto, o plural si nombra a varios.

Las tres personas gramaticales tienen formas distintas para el singular y el plural:

Singular

  • 1° persona: YO
  • 2° persona: TÚ
  • 3° persona: ÉL, ELLA, ELLO

Plural

  • 1° persona: NOSOTROS/AS
  • 2° persona: VOSOTROS/AS
  • 3° persona: ELLOS/AS

Tiempo

Las formas verbales expresan el tiempo, es decir el momento, en el que se desarrolla la acción:

  • PASADO: un tiempo anterior al momento en que se habla (Ayer comimos pizza)
  • PRESENTE: la acción ocurre en el momento en que se habla (El perro ladra)
  • FUTURO: la acción transcurre en un tiempo posterior al momento en que se habla (Mañana iré al cine)

Modo

Los modos verbales son las diferentes formas en las que podemos expresar la acción representada por el verbo. El modo verbal señala la intención del hablante y lo clasifica desde su punto de vista.

En español existen 3 modos verbales: el indicativo, el subjuntivo y el imperativo.

  • INDICATIVO: se utiliza para describir hechos reales, ya sea que transcurran en el pasado (pretérito), el presente, o vayan a ocurrir con certeza en el futuro.
  • SUBJUNTIVO: este modo se utiliza para hablar de hechos hipotéticos, irreales, o para expresar un deseo del orador ante una acción o estado representados por el verbo.
  • IMPERATIVO: sirve para expresar órdenes o hechos que deben o deberían realizarse, aunque no se cumplan necesariamente.

APRENDE MÁS SOBRE LOS TIEMPOS Y MODOS VERBALES

Tipos de formas verbales

Simples y compuestas

Las formas verbales pueden ser:

  • simples: formadas por una sola palabra. El gato salta; La panadería abre a las siete.
  • compuestas: formadas por dos palabras, una forma del verbo haber y el participio del verbo que queremos conjugar. He tenido que salir antes; Me hubiera gustado verle.

Formas verbales no personales

Formas verbales no personales

Las formas no personales de un verbo son las que no expresan ni persona ni número, y por lo tanto no admiten ningún pronombre personal (yo, tú, ella, etc.). Pueden ser simples o compuestas.

Las formas no personales de un verbo son el gerundio:

amando, habiendo amado

el infinito:

amar, haber amado

y el participio: 

amado

Ahora sí que está todo muy claro ¿verdad? No olvidéis que podéis seguir estudiando con nosotros en nuestra sección de Educación.

Imagen principal www.freepik.com