El malo del cuento

El lobo no quiere ser el malo del cuento

¿Qué pasaría si el malo del cuento por excelencia, el temido lobo, una mañana se levantara con ganas de ser el héroe del cuento? Seguro que se montaría un buen lío en el mundo imaginario de los personajes literarios…

Pero, ¿quién ha dicho que los malos no son a veces un poco buenos, y que los buenos no se comportan muchas veces de una manera mala? Parece un trabalenguas, pero no lo es. Es la historia de “El malo del cuento”

El malo del cuento

Cansado de ser siempre el malo de los cuentos, el lobo se levantó aquella mañana dispuesto a renunciar a su cargo. Se puso el traje de los domingos, se afeitó con esmero y se fue a la oficina de trabajo de personajes infantiles. En la oficina había un gran follón. El Gato con botas había intentado colarse y pasar antes que la Abuela de Caperucita y la Bruja de Blancanieves se había enfadado tanto que le había convertido en un ratón:

¡Qué poco respeto por los mayores! – había gritado encolerizada.

Los funcionarios de la oficina tardaron más de media hora en convencer a la Bruja de que devolviera al Gato a su forma original y por eso todo iba con mucho retraso aquella mañana. Cuando por fin gritaron su nombre, el Lobo, arrastrando sus pies, se sentó frente al oficinista.

¿Qué desea, señor Lobo? ¿Ha tenido algún retraso con su sueldo este mes?

No, no, todo eso está perfecto. Lo que no está bien es el trabajo. Estoy cansado de ser el malo de los cuentos. De que los niños me tengan miedo. De que los demás personajes se rían siempre de mi cuando acaban quemándome, llenándome de piedras la barriga, o disparándome con una escopeta de cazador. ¡O me convierten en héroe o me marcho para siempre!

– Pero eso no podemos hacerlo. Para héroes ya tenemos a los príncipes.

Pero eso es muy aburrido. ¿No ha oído las quejas de las princesas? Ellas también están hartas de ser unas melindres que siempre necesitan ser salvadas: los tiempos están cambiando, señor funcionario. A ver si se enteran en esta oficina de una vez…

Pero por más que el señor Lobo intentó convencer al operario, no lo consiguió, así que se marchó enfadado dispuesto a no trabajar nunca más.

Fue así como los cuentos se quedaron sin villano. El cerdito de la casa de ladrillos miraba con nostalgia la chimenea, Caperucita se enfadaba con la abuela porque no tenía los ojos, ni la nariz, ni la boca muy grande, los siete cabritillos esperaban aburridos en casa a que mamá apareciera, Pedro no asustaba a nadie con su grito de ¡qué viene el lobo! porque todos sabían que este se había ido para siempre.

Pero lo peor fue que, sin el señor Lobo, los cuentos dejaron de ser divertidos y los niños se aburrían tanto, que dejaron de leer.

Muy preocupados, todos los personajes infantiles se reunieron en la oficina de trabajo para intentar buscar una solución.

– Si los niños dejan de leer, pronto desapareceremos todos.

– Hay que convencer al señor Lobo de que vuelva a ser el malo de nuestros cuentos.

– Tenemos que prometerle que no volveremos a reírnos de él. ¡Le necesitamos!

Así que todos juntos fueron a visitarle. Cuando el Lobo vio que todos los personajes querían que volviera, se sintió conmovido.

– Está bien, veo que no me queda más remedio que aceptar que mi papel en los cuentos es ser el malo. Pero para regresar a la literatura necesito que me hagáis un favor: quiero que todos los niños sepan que en mi tiempo libre no voy por ahí comiéndome abuelas, ni cabritillos, ni cerditos.

Pero, ¿cómo haremos eso? – preguntaron todos sorprendidos.

Conozco un blog de cuentos infantiles que seguro que estarían interesados en esta historia – exclamó entusiasmado un conejo sin orejas.

Y fue así como la historia del Lobo que no quería ser el malo del cuento llegó hasta nosotros…

Encuentra más cuentos en Cuento a la vista, el blog de cuentos infantiles.

El malo del cuento
4.3 (86.82%) 44 votes

video
cuentoalavista

¿Qué es Cuento a la Vista?... Es un rincón donde descubrir cuentos para leer antes de ir a dormir o nada más despertarte. Encontrarás también concursos, dibujos y todos los recursos para fomentar la lectura y hacer que esta sea mucho más divertida. No dejes de seguir el blog de María y Raquel ¡te gustará!

17 comentarios sobre “El malo del cuento”

    1
  1. :-)

  2. 2
  3. Porque muchas veces también hay mucho cordero con piel de lobo ;)

  4. 3
  5. Me encantó el cuento y me encantaría poder comprárselo a mi peque para su pequeña biblioteca. ¿Es eso posible?

  6. 4
  7. Pues de momento no es posible…pero todo se andará…y por supuesto…puedes contárselo tantas veces como quieras…porque eso es lo bonito de los cuentos: que pueden transmitirse oralmente siempre que se quiera…

    un abrazo!

  8. 5
  9. esto es una puñetera caca

  10. 6
  11. Jajaja u, hace mucho tiempo que le leo todas las noches lo sismos y los mismos cuentos a mi hija que tiene 5 años y es la primera vez que un cuento me hace compartir risas con mi pequeña. Muy bueno y original sobre todo.
    Gracias por hacernos sonreír

  12. 7
  13. solo queria poquito del cuento

  14. 8
  15. esta muy hermoso podrían subir mas ilustraciones? gracias me encanta PEQUEOCIO

  16. 9
  17. Hola,
    Me encantan sus publicaciones!! Cómo podría enviarles mis cuentos infantiles?? Gracias

  18. 10
  19. Bueno

  20. 11
  21. es muy bueno algo diferente a lo cotidiano

  22. 12
  23. A mi y a mi hija nos gusto mucho el cuento, diferente a los demas.

  24. 13
  25. Que buen cuento,se lo leimos mi hijo y yo y le gusto. .Gracias!

  26. 14
  27. Me justo se los leí a mis nietas fue una experiencia muy linda para q no reúnen de leer

  28. 15
  29. muy buenos todos los cuentos que ponen ai super

  30. 16
  31. Mis dos terremotos se durmieron al toque

  32. 17
  33. Muy bonito e interesante.

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email válido requerido)
  3. (requerido)