¿A vuestros peques les gusta explorar y experimentar con colores y técnicas diferentes? Si es así os encantarán estas manualidades para niños, ¡jugando con pintura para alimentar la curiosidad! Veremos qué sucede cuando mezclamos nuestras acuarelas con zumo de limón o con bicarbonato, ¡y también pintaremos con hielo!

Este tipo de manualidades para niños estimulan la creatividad, la percepción y la curiosidad, ¡y por eso nos gustan tanto! Ya os habíamos contado algunas técnicas para pintar sin pinceles, y cómo hacer un papel de aguas o marmolado fácil. Esta vez veremos algunas manualidades donde la pintura reacciona de un modo divertido y sorprendente ¡a los peques les encantarán! ¿Os gustaría verlas?

Manualidades con acuarelas y zumo de limón

Manualidades para niños
Fuente: Classic Play

El ácido cítrico contenido en el zumo de limón actúa como blanqueador, aclarando los colores. Podemos aprovechar esta característica de dos modos diferentes, uno más indicado para los niños más grandes y otro para los más pequeños. El primero, del que vemos el resultado en la imagen de aquí arriba, es perfecto para los más grandes. Pueden hacer el dibujo que quieran y colorearlo con acuarelas (usad papel para acuarelas), y luego dejarlo secar. Una vez seco, colocamos el zumo de limón en un vaso y pintamos con él sobre el dibujo, por ejemplo rayas. Dejamos actuar unos minutos y secamos con papel absorbente, ¡veremos que las zonas que hemos pintado con el zumo están más claras!

El segundo modo es más intuitivo, y por eso es perfecto para los más pequeñitos. Hemos visto un ejemplo en la imagen principal (fuente: Art Projects For Kids). Los peques pueden manchar la hoja (papel para acuarela) con las acuarelas, usando colores bien fuertes para que el efecto blanqueador se note. Dejamos secar, y luego con un gotero o un pincel, vamos echando gotas de zumo de limón sobre la hoja. Dejamos actuar unos minutos y secamos con papel absorbente. El limón habrá blanqueado el color de manera caprichosa, dibujando formas en las que los peques pueden descubrir objetos o personajes. Una vez que se ha secado el zumo, con un rotulador negro se puede dibujar encima.

Acuarelas, bicarbonato y vinagre

Manualidades para niños con pintura
Fuente imágenes: Learn Play Imagine

La pintura con bicarbonato produce un efecto final parecido, aunque el proceso es diferente y reserva sorpresas que a los peques les encantarán. En este caso debemos preparar el color usando 1 parte de bicarbonato, 1 parte de agua y acuarelas líquidas o colorantes alimentarios para dar color. Las cantidades pueden variar, debéis obtener una pintura líquida pero de color intenso.

Manualidades con pintura

Una vez que tenéis listos los colores, ¡a pintar! Siempre usando papel para acuarelas. La reacción será más visible si cubrís toda la hoja con color. Antes de que el color se seque, con un gotero o con un vaporizador, rociaís la pintura con vinagre blanco puro. El vinagre reacciona con el bicarbonato, creando una mini erupción espumosa que sorprenderá a los peques.

Pintando con hielo

Manualidades creativas
Fuente imágenes: 733blog

Por último, otro jueguito sencillo, ¡pintar con hielo! Debemos coger una cubitera, poner dentro de cada cubito unas gotas de colorante alimentario o acuarelas líquidas, y con cuidado llenarlas con agua.

Manualidades con pintura

Luego, para que los palillos se sostengan mientras se congela, cubrimos con film de cocina y pinchamos los palillos como se ve en la imagen, y lo llevamos al congelador. Una vez congelados, ya tenemos nuestros cubitos de pintura listos para usar. Los peques se divertirán pintando y viendo cómo los colores se van mezclando. Utilizad hojas para acuarela porque el papel normal se romperá con tanto líquido.

¿Os han gustado estas manualidades para niños? ¡Vamos a darle rienda suelta a la creatividad!