Las trufas son uno de los dulces preferidos de los niños, será por su forma, será porque generalmente son de chocolate… Lo cierto es que si para una fiesta infantil preparas trufas, seguro que no quedará ni una. En Pequeocio seguimos con la idea de proponeros detalles originales y divertidos para Pascuapor eso hoy os traemos estas trufas de oreo y queso en forma de conejito que harán las delicias de grandes y pequeños.

Estos tiernos y deliciosos conejitos son muy fáciles de hacer. Esta receta divertida para niños con chocolate sorprenderá a toda la familia, y puede ser una buena idea para cualquier ocasión, no sólo para Pascua.

¿Queréis saber cómo se hacen?


He visto esta receta en One Sweet Appetite. Está en inglés, pero tiene fotografías detalladas que os podrán ayudar en el caso no entendáis algo de lo que os explico.

Ingredientes

  • 1 paquete grande de galletas Oreo
  • 1 pote de queso tipo Philadelphia
  • Chocolate cobertura blanco
  • Nubes blancas pequeñas
  • Azúcar coloreada de rosa
  • Colorante o rotulador alimentario negro
  • Palillos
  • Sprinkles en forma de corazón (también pueden ser bolitas)

Cómo hacer las trufas de oreo y queso en forma de conejito

Preparar las trufas es muy sencillo. Comenzamos triturando bien las Oreo en la licuadora, o con un mixer. Deben quedar casi como un polvo.

Con la ayuda de una batidora, mezclamos el polvo de oreo con el queso.

Formamos bolitas bien lisas con las palmas de las manos y las vamos poniendo sobre una fuente con papel de horno. Las dejamos reposar en la nevera por 15–20 minutos.

Mientras tanto podemos preparar las orejas. Cogemos las nubes, las aplastamos un poco entre los dedos y las cortamos a la mitad. Luego pasamos la parte cortada sobre el azúcar rosa, y nuestras orejas de conejo están listas.

Llegó el momento de bañar nuestras trufas. Derretimos el chocolate blanco siguiendo las instrucciones del fabricante, en un recipiente más bien angosto y profundo. Vamos pinchando las trufas de a dos en un palillo, y rápidamente las sumergimos en el chocolate. Las dejamos escurrir unos segundos y las apoyamos sobre un papel de horno, con el palillo puesto.

Antes que el chocolate se enfrie, pegamos un sprinkle en forma de corazón (o una bolita) para hacer la nariz, las orejas y la cola (hecha con una nube). Cuando el chocolate se habrá enfriado, con el rotulador o con un palillo y colorante negro, dibujamos los ojos.

Retiramos el palillo que sujetaba las dos trufas con cuidado, y nuestras trufas de Oreo y queso en forma de conejito estarán listas. Se deben conservar en la nevera hasta el momento de consumirlas.

Con la misma base de Oreo y queso podéis hacer trufas para todas las ocasiones. También podéis preparar estos cupcakes–conejito que os mostramos hace un tiempo. ¿Qué os ha parecido este postre divertido para Pascua?

Vía: One Sweet Appetite