Si tenéis en mente preparar una fiesta infantil, os recomendamos este postre fácil y rápido, unas piruletas de kiwi bañadas en chocolate… ¡los niños se quedarán encantados! Y las madres también, porque además es sano y muy divertido.

Para prepararlo sólo tenéis que cortar el kiwi en rodajas gruesas, insertar el palo de una piruleta y bañarlos en chocolate que habréis derretido previamente en el microondas.

Luego los dejáis descansar sobre papel encerado hasta que se solidifiquen, enfriándolos en la nevera hasta el momento de consumirlos… O si ya aprieta el calor, podéis meterlos en el congelador y tendréis un delicioso y sano helado de frutas.

Sin duda, una receta divertida que os puede servir no solo para cumpleaños, sino para preparar la merienda infantil de cualquier día.

Vía: 9GAG