La gelatina es uno de los postres preferidos de los niños, será por su color, ¡y su divertida consistencia! Hoy prepararemos unos postres originales: cubos de gelatina multicolor, para sorprender a los peques con un postre especial, ¡o por qué no como merienda de cumpleaños!

Este postre para niños es fácil de hacer, pero lleva su tiempo porque hay que dar tiempo a cada capa de gelatina de solidificarse un poco. ¿Queréis saber cómo hacer este postre original?

Postres originales, cubos de gelatina multicolor

Postres originales
Imagen: Hoosier Homemade

Ingredientes para un molde rectangular de apróx. 30 x 20 cm

  • 1 sobre (85 gr) de cada gelatina de diferentes sabores. En los supermercados españoles conseguimos fácilmente de fresa, frambuesa o sandía (rojo), piña (amarillo), kiwi, manzana o limón (verde) y naranja. También podemos hacer gelatina casera con zumos de fruta natural, podéis ver la receta de Pequerecetas aquí.
  • Gelatina neutra, puede ser en polvo (1 sobre) o en láminas (6)
  • 370 gr de leche condensada
  • agua

Cómo hacer cubos de gelatina multicolor

Como os decía, estos postres originales son sencillos, pero llevan algo de tiempo. Antes que nada preparáis vuestro molde, lo untamos con aceite de girasol para que sea más fácil desmoldar.

Ahora debemos preparar nuestro primer color, supongamos el rojo. Preparamos un sobre de gelatina siguiendo las indicaciones del fabricante. Dejamos enfriar 5 minutos, y echamos en el molde despacito, para que los bordes no se ensucien. Llevamos a la nevera por unos 25 minutos, tiene que estar cuajada, pero no totalmente dura, de lo contrario el nivel siguiente de gelatina no se pegará.

Mientras está en la nevera, preparamos la gelatina blanca.  Preparamos la gelatina neutra siguiendo las instrucciones del paquete (normalmente estas cantidades son para medio litro de agua), y una vez que está disuelta, agregáis la leche condensada, removiendo siempre para que no se hagan grumos. Dejamos enfriar unos 15 minutos.

Una vez que la gelatina roja haya cuajado un poco, la retiramos de la nevera, y despacito, echamos una capa de la gelatina blanca. Llevamos a la nevera por otros 25 minutos, y mientras tanto preparamos el siguiente color, repitiendo los pasos que hemos visto hasta ahora. Si en la espera entre capa y capa la gelatina blanca se solidifica un poco, podéis calentarla un poquito en el microondas.

Llevamos a la nevera por al menos 3 horas (mejor de un día para el otro), y luego cortamos en cubos y servimos. Si no queréis pasar tanto tiempo esperando, podéis optar por esta otra versión:

Postres originales
Imagen: Food Librarian

En este caso se preparan las gelatinas de diferentes colores, se dejan solidificar por varias horas, y después se cortan en cubos. Se ponen dentro un molde y se cubre con la gelatina blanca. Podéis ver la receta detallada de la gelatina de leche y frutas de Pequerecetas, que es igual.

¿Qué os parece la idea? No os perdáis otras recetas de postres divertidos con gelatina que os mostramos hace un tiempo.

Imagen principal: Our Little Gems