Albondigas a la jardinera

Albóndigas a la jardinera

Cómo hacer albóndigas con salsa jardinera y patatas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest
Albóndigas a la jardinera
5/5 | 2 voto[s]

Ingredientes

  • Para las albóndigas
  • 500 g carne picada
  • 1 huevo mediano
  • 2 dientes de ajo
  • 50 g miga de pan
  • 100 ml de leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil (opcional)
  • Para la salsa jardinera
  • 300 g de patatas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 70 g de zanahoria
  • 70 g de guisantes
  • 1 cucharada de tomate frito
  • Unas hojas de perejil
  • 100 ml de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de carne o de pollo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aprende a preparar este guiso de albóndigas a la jardinera, una receta completa y llena de nutrientes, ya que lleva carne, verduras y patatas ¡perfecta para el menú familiar!

    Cómo hacer Albóndigas a la jardinera

    Preparación de las albóndigas

    Colocamos la carne picada en un bol amplio, añadimos el ajo rallado, pimienta recién molida, sal y si queremos un poco de perejil picado.

    Remojamos la miga de pan en un poco de leche, la añadimos a la carne y mezclamos bien. Batimos los huevos y los incorporamos.

    Mezclamos bien todos los ingredientes, cuando consigamos una mezcla homogénea, vamos formando las albóndigas del tamaño deseado. Pasamos por harina y reservamos.

    Cómo hacer albóndigas jardinera

    Cocinamos las verduras para la salsa jardinera

    Cubrimos la base de una olla grande con aceite de oliva y ponemos al fuego, añadimos unos granos de pimienta y 1 diente de ajo picado. Picamos la cebolla bien fina y añadimos a la olla, cuando el ajo empiece a dorarse. Sazonamos y dejamos que se vaya haciendo a fuego bajo.

    Cortamos la zanahoria en trocitos pequeños, y añadimos a la olla. Cocinamos durante un par de minutos. Pelamos y chascamos las patatas en dados, para conseguir de esta forma que suelte el almidón y espese la salsa. Las incorporamos a la olla, y añadimos el tomate frito, mezclando con cuidado.

    Receta de albóndigas a la jardinera

    Añadimos las albóndigas a la salsa

    Añadimos las albóndigas que teníamos reservadas. Subimos el fuego y añadimos el vino blanco, dejamos que evapore el alcohol y luego añadimos el caldo de carne o de pollo hasta que el líquido cubra las albóndigas.

    Añadimos el perejil picado y los guisantes y mezclamos bien. Dejamos cocinar a fuego medio con la olla tapada, durante unos 15 minutos o hasta que las patatas estén cocidas. Rectificamos de sal y servimos.

    Albondigas jardinera receta

    Consejos para hacer las albóndigas

    La receta de albóndigas a la jardinera combina la carne picada con las verduras y patatas, por lo que se trata de un plato muy completo desde el punto de vista nutricional. ¿Sabías que el origen de las albóndigas se remonta a la Antigua Roma…?, ¿Y sabías que el origen de la palabra albóndiga se atribuye al vocablo árabe al-bunduqa, que significa literalmente ¨la bola¨?

    Como hacer albondigas

    Este plato, que en España elaboramos con carne picada, huevos, pan hidratado en leche y otros condimentos, como ajo o perejil, se prepara en todo el mundo, variando ingredientes y preparación: albóndigas fritas, rebozadas o cocidas al horno, albóndigas en salsa, más típicas de España… ¡las opciones son infinitas! Y entre ellas se encuentran estas maravillosas albóndigas a la jardinera, una de nuestras recetas favoritas. Te vamos a dar algunos trucos para que tus albóndigas queden perfectas:

    • Una vez mezcles todos los ingredientes de las albóndigas deja reposar durante 1/2 hora en el frigorífico para que cojan sabor.
    • Para hacer las bolitas puedes hacerlo con las manos directamente, o bien coger dos cucharas y darles forma. También puedes hacerlo con un vaso introduciendo la carne en un vaso con harina y dándole vueltas circulares hasta que cojan una forma redondeada, o incluso puedes utilizar un utensilio como éste para hacer albóndigas o croquetas sin esfuerzo.
    • Si te han salido demasiadas albóndigas puedes congelarlas y así tendrás la base para otro guiso diferente ya preparada. Para ello las debes colocar en una bandeja forrada con papel film y separadas entre sí. Las metes al congelador y una vez congeladas las puedes sacar y meter en una bolsa de congelación, utilizando solo las que necesites cuando vayas a preparar otro guiso. Las puedes freír directamente sin descongelar.
    • Es interesante también freírlas antes de añadirlas al guiso, poniéndolas luego sobre papel absorbente de cocina para que seque el exceso de aceite. Reserva y añade al guiso de albóndigas una vez tengas las verduras y los elementos líquidos incorporados. Eso sí, deja que se hagan con el guiso porque su propio jugo les dará un sabor especial y al mismo tiempo éste impregnará el sabor de las albóndigas.
    • Si te ha sobrado parte del guiso y quieres congelarlo puedes hacerlo en tupper pero ten la precaución de retirar las patatas porque éstas no congelan bien y te estropearían el sabor del guiso al descongelarlo.

    Salsa de albóndigas «a la jardinera»

    Esta salsa, elaborada con verduras como cebolla, zanahorias y guisantes, es un guiso que no solo se utiliza para las albóndigas. Seguro que también os resulta familiar la guiso de ternera a la jardinera, que también os recomendamos probar.

    Además se le añaden patatas que ayudan a espesar la salsa, que se elabora con el tomate frito, vino blanco y caldo de carne. Esto da como resultado una salsa espectacularmente sabrosa que gustará a toda la familia.

    Las patatas nosotros las introducimos desde el principio en el guiso, pero si lo prefieres puedes cocerlas en el microondas y luego freírlas. Para ello pela y trocea las patatas, colócalas en un recipiento apto para microondas, echa un chorrito de aceite y sal y remueve antes de introducirlas durante unos 10 minutos a potencia máxima. Luego pon una sartén a fuego medio con una cucharada de aceite y saltea las patatas hasta que estén doradas. Sirve junto al guiso de albóndigas incorporándolas a la salsa cuando estén en los platos o bien aparte para que cada uno las coma a su gusto.

    Rectifica y prueba de sal la salsa siempre durante la elaboración del guiso porque puede ser la diferencia entre un guiso de albóndigas sabroso o que esté insípido.

    Cómo tomar las albóndigas a la jardinera

    Este es un plato muy completo que se puede tomar como plato único ya que va acompañado de patatas.

    Otro acompañamiento que le va muy bien a cualquier guiso de albóndigas si quieres prescindir de las patatas es el arroz blanco que impregnado con la salsa quedará delicioso.

    ¡Comparte!

    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on pinterest
    Share on email
    Share on whatsapp

    Recibe nuestro newsletter semanal gratis​

    Entérate antes que nadie de las novedades, premios y sorpresas que tenemos reservadas para nuestros suscriptores