Estas adivinanzas infantiles son tan divertidas que los niños se reirán a carcajadas al escuchar las respuestas. En las adivinanzas para niños se plantean preguntas sencillas para que intenten adivinar objetos cotidianos para ellos: adivinanzas de animales, adivinanzas sobre los colores, sobre el colegio… ¡en definitiva adivinanzas cortas y fáciles que a veces acertarán y otras les harán pensar, pero que, en cualquier caso, harán que reflexionen y se concentren intentando averiguar la respuesta.

“Adivina, adivinanza… De siete en siete vamos, cogiditos de las manos”

(Los días de la semana)



Adivinanzas para niños: enigmas que les hacen pensar

Los expertos en educación infantil recomiendan las adivinanzas como una forma de que los niños utilicen el pensamiento lógico y reflexivo. A través de las adivinanzas infantiles, entrenan su concentración, el razonamiento y al mismo tiempo les sirve para ampliar su vocabulario.

Las adivinanzas pueden ir variando su dificultad dependiendo de la edad del niño, con adivinanzas cortas y sencillas que pueden empezar a responder a partir de los 3 años, hasta otras adivinanzas más difíciles que retarán las mentes de los niños más mayores.

La adivinanza para el niño permite la formación de conceptos, ya que al buscar la respuesta correcta él necesita ir diferenciando las múltiples características de los objetos que se ajustan a la respuesta.

Con las adivinanzas para niños se estimula la imaginación y la asociación de ideas, algo importante para el desarrollo infantil. A menudo se utilizan como un medio para estimular en los niños el desarrollo del vocabulario, porque como os repetimos continuamente en Pequeocio no hay mejor forma de aprender que jugando, bien sea a través de cuentos, canciones infantiles, chistes o trabalenguas.