El huevo frito es probablemente una de las primeras recetas básicas que todos aprendemos (o intentamos) cuando empezamos a cocinar. Expresiones como no sabes ni freír un huevo pueden dar la impresión de que resulta fácil hacerlo, no hay nada más básico que cascar un huevo, echarlo en aceite y freírlo hasta que se hace, pero…. como todo, los huevos fritos de forma correcta tienen sus trucos.

Seguro que alguna vez os ha pasado: se os rompe la yema, queda la clara cruda o la yema demasiado cuajada… nada que ver con esos huevos fritos por tu madre, con la yema perfecta y la clara con esa “puntillita” crujiente y deliciosa.

Si quieres conseguir la perfección friendo un huevo, toma nota de lo que te vamos a contar, porque después de leer esto tus huevos fritos se llevarán una ovación cada vez que los hagas.

Cómo hacer un huevo frito perfecto

 

huevo frito

Ya, ya sabemos que tampoco hay que estudiar un máster para freír un huevo, pero si conoces estos trucos seguro que no se te volverá a resistir un huevo frito.

  • Casca el huevo en una taza con cuidado, no directamente sobre la sartén. No hay nada más frustrante que parte de la clara caiga sobre la sartén con algún trocito de cáscara. En ese momento suele cundir el caos, porque el huevo empezará a saltar en cuanto caiga en el aceite caliente y lo que es algo sencillo se puede convertir en una batalla campal en la cocina. Para evitar esto utiliza una taza para cascar el huevo, y acercando lo más posible la taza al aceite deposita el mismo con cuidado, así evitarás que la yema se rompa estropeando el resultado final.
  • Espera a que el aceite esté caliente. Ten paciencia y espera a que el aceite humee muy ligeramente, unos 180ºC (pero no permitas que se queme). Si echas el huevo sobre un aceite templado será difícil que coja el punto deseado porque se irá cociendo la yema mientras alcanza una buena temperatura para freírse.
  • Ten preparada una tapa especial para freír. Existen unas tapas planas, especialmente pensadas para evitar las salpicaduras al freír. Tienen unas pequeñas ranuras que permiten salir el humo sin crear condensación. Colócala en cuanto eches el huevo a la sartén con el aceite bien caliente, porque es al principio cuando más salta. Os aseguro que para mi el uso de la tapa fue un antes y un después a la hora de freír huevos, porque la utilizo a modo de “escudo” contra las salpicaduras de aceite, además de conseguir mantener la cocina limpia.
  • Asegúrate de freír bien la clara del huevo. Una vez pase el primer momento en el que el aceite se modere un poco puedes retirar ligeramente la tapa para echar aceite con la espumadera sobre la clara, y así conseguirás que la misma se fría bien, y no quede cruda, algo que a mi particularmente no me gusta nada. Si el aceite está bien caliente conseguirás que la clara tenga esa puntillita crujiente alrededor, y la yema quede blanquecina en el exterior y líquida por dentro, con el aceite caliente que habrás echado por encima. Ese es el punto perfecto del huevo frito. Ya solo te queda sacarlo con mucho cuidado con la espumadera y colocarlo en el plato.
huevos fritos receta
Imagen: Greg Hayter

Pero si estás buscando hacer un buen huevo frito tienes que tener en cuenta algunas cosas, empezando por la elección de los ingredientes. Los ingredientes en cualquier receta son fundamentales para el resultado final, pero en el caso de los huevos fritos es algo básico, porque solo hay dos: huevos y aceite, y en ambos casos son fundamentales.

La calidad de los huevos

huevos fritos color

Elige siempre huevos de buena calidad porque lo notarás en el sabor final. Hay dos cosas que debes tener en cuenta cuando elijas los huevos: el tipo de crianza de las gallinas y la frescura de los mismos.

Lo ideal es que sean huevos del grupo 0 (huevos ecológicos) o del grupo 1 (gallinas criadas en libertad). También es importante que sean huevos frescos porque cuanto más frescos sean más compacta quedarán la clara con la yema. Los huevos de la categoría A pueden identificarse con la indicación «extra» o «extra frescos» hasta 9 días después de la fecha de puesta. En el tamaño del huevo influyen dos cosas: el peso de la gallina y la juventud de la misma, cuanto más pequeños, más joven es la gallina, por lo que habitualmente son mejores los huevos pequeños que los grandes.

Si tenéis dudas con el etiquetado de los huevos este vídeo informativo os puede ayudar:

¿Qué aceite utilizar para freír un huevo?

Sin dudarlo, utiliza aceite de oliva virgen, y si quieres un huevo frito de calidad superior virgen extra. El sabor que le aporta este aceite a los huevos fritos nunca lo conseguirás si utilizas otro tipo de aceite vegetal. También es muy importante que no sea aceite sucio y reutilizado porque estropeará el sabor.

Otra de las ventajas del aceite de oliva es que aguanta temperaturas de hasta 180ºC sin degradarse, algo que no ocurre con otro tipo de aceites. Por ello es perfecto para freír huevos, porque como veremos ahora, la temperatura del aceite es otro de los trucos para que salga un huevo frito perfecto.

¿Qué temperatura debe tener el aceite?

El aceite debe estar caliente, a unos 180ºC (de ahí que el aceite de oliva sea el ideal para freír huevos, porque es el único que permite alcanzar esa temperatura sin degradarse), por lo que es importante esperar a que coja la temperatura adecuada antes de echar el huevo en la sartén.

En cuanto a la cantidad, un buen huevo frito debe llevar al menos un dedo de aceite en la sartén porque de otra forma se haría a la plancha, y en este caso resulta difícil freír la clara bien sin que la yema se cuaje.

Los utensilios para freír un huevo

También los utensilios para freír huevos son fundamentales: sartén; tapa y espumadera. Tampoco te olvides de tener el plato a mano para no ponerte a buscarlo cuando tu huevo ya está listo. Ten todo preparado cuando empieces a freírlos, porque no hay nada más frustrante que echar el huevo en el aceite caliente y que este empiece a saltar sin tener una tapa a mano.

¿Qué sartén utilizar?

También debes tener una buena sartén antiadherente que te permita coger el huevo con la espumadera sin problema. Te recomendamos una sartén pequeña, porque así ahorrarás aceite, ya que como te decíamos lo ideal es que al menos haya un dedo de aceite. Ten en cuenta no obstante que debes poder echar aceite con la paleta encima del huevo, así que tampoco elijas una sartén de tamaño mini.

Cómo tomar los huevos fritos

como hacer huevo frito
Imagen: Kylie Thompson

¿Hay algo más rico que unos huevos fritos con patatas? Yo creo que no, y si además le añadís una buena loncha de jamón serrano el paraíso está servido.

Sin embargo también existen otras recetas con huevos menos calóricas, como preparar unos huevos fritos para el desayuno con un poco de aguacate o sobre unas tostadas o un sándwich. Sea como sea, el huevo frito es insuperable en sabor.

huevo frito sandwich

Esperamos que nuestros consejos os hayan servido y nos lo contéis.

freir un huevo

También te puede gustar: “53 recetas de verdura para niños

Huevos fritos: Cómo freír un huevo perfecto
5 (100%) 3 votes