Siguiendo la tradición, el 6 de enero nadie nos quita nuestro roscón de Reyes, ¿verdad? Pero ¿qué os parece si para la comida en familia preparamos algo original, un postre digno de un rey (mago)?

Lo bueno de esta receta divertida es que puede adaptarse muy bien a otras ocasiones, y me parece perfecta para una fiesta temática de princesas. Se trata de coronas de masa rellenas con una mousse de queso y plátanos glaseados… ¡Se me hace agua la boca!

¿Queréis ver el paso a paso para preparar este divertido postre de Reyes?

Ingredientes (para 12 coronas)

Para la corona

  • 1 lámina de masa quebrada
  • 1 huevo batido
  • perlitas comestibles (opcional)

Para la mousse de queso

  • 1/2 litro de nata para montar (dividida en dos partes)
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 100 gr. de queso crema (tipo Philadelphia)

Para los plátanos glaseados

  • 50 gr. de mantequilla
  • 40 gr. de azúcar morena
  • 2 plátanos
  • 2 cucharadas de ron (opcional)

Cómo preparar el postre de Reyes

Lo primero que haremos es cortar las coronas en la masa quebrada. Extendemos la lámina y cortamos 12 tiras de apróximadamente 15 cm. x 0,6 cm. Luego cortaremos triángulos por todo el borde, para formar los picos de la corona, dejando un trozo de masa de cada lado sin triángulos, donde uniremos la tira para formar la corona.

receta para un postre de reyes

Cogemos un molde de magdalenas y lo aceitamos del lado del revés. Vamos armando alrededor de cada formita las coronas, pegándolas en la unión con el huevo batido. Debemos prestar atención a no ensuciar con huevo el molde, porque de lo contrario las coronas se pegarán. También debemos dejar espacio suficiente entre el interior de la corona y el molde, para que quando la masa crezca un poco al cocinarse no se pegue. Si no tenéis este tipo de molde, creo que también se podrían usar bolas de papel de aluminio, para sostener la corona. Si queréis decorarlas con perlitas comestibles, este es el momento. Cuando tenemos todas las coronas armadas, llevamos la fuente a la nevera por 30 minutos.

postre de mousse de queso y bananas glaseadas

Llevamos al horno precalentado a 200º, por apróximadamente 10 minutos, hasta que las puntas estén doradas. Dejamos enfriar bien en el molde, y luego puede hacer falta ayudarse con un cuchillo filoso para desmoldarlas.

postre de plátanos glaseados y mousse de queso

Para preparar la mousse de queso

Ponemos 125cc. de nata en una ollita junto con  dos cucharadas de azúcar. Calentamos a fuego medio, revolviendo de vez en cuando para que el azúcar se disuelva. Justo antes que empiece a hervir, la retiramos del fuego. Agregamos 125 cc. de nata fría. Batimos un poco las yemas en un bol, y poco a poco vertemos la nata tibia, mezclando siempre. Ponemos la mezcla nuevamente en la olla y cocinamos, revolviendo, hasta que la crema se espese. Sabremos que está lista cuando, al retirar la cuchara, se quede un poco de crema adherida.

receta de postre para reyes

La dejamos enfriar un poco y luego llevamos a la nevera por al menos 15 minutos.

Batimos el queso crema con 2 cucharadas de azúcar. Agregamos la crema, y batimos hasta que esté cremosa. Agregamos el resto de la nata (250 cc.) ya montada y mezclamos suavemente hasta incorporarla.

Para preparar los plátanos glaseados

Derretimos la mantequilla a fuego bajo en una sartén. Agregamos el azúcar morena y dejamos que se disuelva por otros 2 minutos. Agregamos los plátanos cortados en trozos, y si lo deseáis, el ron. Cocinamos hasta que los plátanos comiencen a caramelizarse y ponerse tiernos. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Sólo nos queda montar nuestras coronas de mousse de queso y plátanos glaseados. Simplemente ponemos las coronas en un plato, colocamos dentro 2 cucharadas de  la mousse de queso, y encima 1 cucharada de plátanos glaseados.

postre para reyes, coronas

No sé a vosotros, pero es que a mí me han venido unas ganas de probarlo…

Si en cambio lo que estáis buscando es un postre rápido para los niños, entonces os aconsejo estas divertidas cucharas de chocolate.

¡Qué aproveche!

Más información: Hungry Happenings