En ocasiones, la tilde nos ayuda a diferenciar dos palabras homófonas, como en el caso de solo o sólo; o al menos así era, porque como veremos a continuación ya no es así, la palabra «solo», en cualquiera de sus acepciones, se escribe sin tilde.

A pesar de ello, es fundamental poder diferenciar si nos encontramos ante el adverbio «solo» o el adjetivo «solo». Vamos a verlo en este artículo, con muchos ejemplos de oraciones para entenderlo mejor.

Solo o sólo ¿cuál es la diferencia?

Sólo es un adverbio que equivale a «solamente».

RECUERDA 👉 Un adverbio es una palabra que complementa a un verbo, un adjetivo, otro adverbio o a una oración.

  • Sólo me ha quedado una foto suya.
  • Te he dicho que sólo quiero lo que me corresponde.
  • Sólo le gusta la pasta, no come nada más.

Pero a partir de la publicación de la última publicación de la Ortografía de la lengua española del 2010, se ha eliminado definitivamente la tilde de «solo» como adverbio (como adjetivo nunca la llevó), por lo que lo correcto es escribir:

  • Solo me ha quedado una foto suya.
  • Te he dicho que solo quiero lo que me corresponde.
  • Solo le gusta la pasta, no come nada más.

Solo es un adjetivo.

RECUERDA 👉 Un adjetivo modifica al sustantivo indicando una cualidad o característica, es decir que lo describe dándonos más información sobre él.

  • Me siento solo desde que se fueron mis amigos.
  • El fin de semana me quedo solo porque mis padres se van a Málaga.
  • Estaba solo en el parque cuando lo encontré.

¿Solo se escribe con tilde?

Como hemos visto, ya no. Las reglas ortográficas anteriores permitían el uso de la tilde en el adverbio «solo» para distinguirlo del adjetivo, en los casos en que en un mismo enunciado eran posibles diferentes interpretaciones:

Me quedé solo con su fotografía.

Como veis esta oración se presta a confusión: podría significar «Me quedé solamente con su fotografía», es decir que «solo» sería un adverbio, o podría significar «Me quedé solo (sin nadie más) con su fotografía», es decir ser un adjetivo.

Antes del 2010, hubiéramos escrito:

  • «Me quedé sólo con su fotografía» si se trataba de adverbio;
  • «Me quedé solo con su fotografía» si se trataba de adjetivo.

Sin embargo, este uso de la tilde no cumple con el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica (la que se usa para diferenciar palabras que se escriben igual): separar palabras tónicas (es decir acentuadas) de palabras átonas (inacentuadas) que formalmente son idénticas. ¿Por qué? Porque «solo», sea como adverbio que como adjetivo, es siempre tónica. Es por este motivo que la recomendación es no acentuar nunca estas palabras.

Pero entonces, ¿cómo saber si nos encontramos ante el adverbio o el sustantivo? En la mayor parte de los casos, será el contexto comunicativo el que nos indicará ante qué tipo de palabra nos encontramos.

En los casos ambiguos, en los que el contexto no es suficiente para la identificación de la categoría de la palabra, se aconseja:

  • el uso de sinónimos (solamente o únicamente para reemplazar al adverbio): Me quedé solamente con su fotografía.
  • una puntuación adecuada: Me quedé solo, con su fotografía.
  • incluir algún elemento que impida el doble sentido: Me quedé solo en la habitación con su fotografía.
  • cambiar el orden de las palabras: Solo me quedé con su fotografía.

¿Te ha quedado claro? Es bastante sencillo, recuerda que no lleva tilde en ningún caso. Aunque hay que decir que la RAE aún permite su uso como costumbre, no ya como regla ortográfica. Es decir que si lo escribes con tilde, no estarás cometiendo una falta de ortografía. De hecho, muchos escritores siguen utilizándola todavía.

¿Tienes más dudas con las tildes? Te dejamos otros artículos que te pueden ser útiles: