¿Será de que o de qué? El uso de la tilde nos suele crear confusión, pero atención, por incluso puede que nos estemos equivocando al usar de que en lugar de que, algo que se conoce como dequeísmo… ¿estás más confundido que al principio? Tranquilo, vamos a despejar todas las dudas posibles en este artículo.

Y lo vamos a hacer con unos cuantos ejemplos, para que ya no tengas dudas al respecto.

El dequeísmo y el queísmo


Vamos a comenzar por el principio, es decir explicando a qué nos referimos con «dequeísmo». Según la Real Academia Española:

el dequeísmo es el uso indebido de la preposición ‘de’ delante de la conjunción ‘que’

Claro que poner la preposición «de» delante de la conjunción «que» no siempre es un error; lo es cuando ninguna palabra del enunciado exige la preposición «de». Por el contrario, cuando se omite la preposición «de» en los casos en los que sí sería necesario utilizarla, estamos frente al «queísmo».

 

Cómo saber si tenemos que usar «de» delante de «que»

Hay algunas pruebas que podemos realizar para evitar el dequeísmo. Vamos a verlas:

  1. Convertir la oración en frase interrogativa. Si necesitamos la preposición «de» para hacer la pregunta, también hará falta en la oración que nos generaba dudas. Un ejemplo: María dijo de que estaba cansada. Vamos a convertirla en frase interrogativa: ¿De qué dijo María? Ahora es claro que «de» no es necesario, pues la pregunta correcta sería ¿qué dijo María?
  2. Sustituir la oración subordinada sustantiva por un pronombre demostrativo (eso, esto…). Recordemos que la oración subordinada sustantiva comienza con la conjunción «que», por lo tanto todo lo que esté después de esta conjunción tiene que ser reemplazado por el pronombre. Vamos a verlo con el mismo ejemplo anterior: María dijo de que estaba cansada >> María dijo de esoDe nuevo vemos que es incorrecto, la frase correcta sería María dijo eso.

Hemos visto que en nuestra frase de ejemplo hay dequeísmo: lo correcto es estructurar la frase sin preposiciones: María dijo que estaba cansada.

Veamos ahora un ejemplo contrario, es decir una frase con queísmoLo convencí que iríamos más tarde a su casa. 

Vamos a aplicar las mismas pruebas que hemos visto antes:

  1. Convertir la oración en frase interrogativa. ¿Qué lo convencí? Vemos que hace falta anteponer la preposición «de»: ¿de qué lo convencí?
  2. Sustituir la oración subordinada sustantiva por un pronombre demostrativo. Lo convencí aquello. De nuevo vemos que es necesaria la preposición: «lo convencí de aquello».

¿De que o de qué?

Ahora ya tenemos claro cómo saber si debemos anteponer o no la preposición «de» delante de la conjunción «que». Pero nos queda una duda por despejar: ese «que» ¿cuándo lleva tilde?

La respuesta es sencilla: sigue las mismas reglas de acentuación de «que», independientemente de si está presente o no la preposición «de» delante. Por lo tanto:

  • Se escribe con tilde cuando tiene valor interrogativo o exclamativo: ¿De qué me hablas?; No supe de qué me hablaba hasta el final; Vamos a ver de qué manera lo soluciona.
  • Se escribe sin tilde en el resto de las situaciones: Le advertí de que llegaríamos tarde; Estoy seguro de que dice la verdad.

¿Ahora está más claro? Seguro que estos artículos para despejar otras dudas similares te pueden interesar:

¡VOTA SI TE HA GUSTADO!