Seguro que sabes qué es la dislexia, pero ¿conoces el término “discalculia”…?  Si tu hijo tiene dificultades con las matemáticas, probablemente conozcas este problema aunque no sepas qué término se utiliza para definirlo:

La discalculia es el equivalente a la dislexia, sólo que en lugar de tratarse de un problema con el lenguaje, supone una dificultad para comprender y realizar cálculos matemáticos.

La buena noticia es que este problema, al igual que muchos otros trastornos de aprendizaje como la dislexia, el TDAH, el bajo rendimiento escolar y otros, tienen solución si nos ponemos en manos de un profesional experto. Él nos guiará en el camino para ayudar a nuestros hijos a superar con éxito cualquier obstáculo.

Inés Hijosa es profesora desde hace más de 30 años y pedagoga especializada en trastornos de aprendizaje. Además dirige Soluciona y Aprende, una plataforma desde la que ayuda profesionalmente a padres con niños que tienen dificultades en el aprendizaje y bajo rendimiento escolar.

El bajo rendimiento escolar puede estar causado por diferentes motivos:

  • Dificultades Específicas de Aprendizaje, (Dislexia, disgrafía, discalculia)
  • Trastorno por Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad, (TDAH ó TDA)
  • Problemas escolares
  • Discapacidad intelectual límite

Por medio de una atención individualizada, Inés ayuda a los padres a encontrar el origen del problema, acompañándolos hasta la resolución del mismo, poniendo a su alcance las herramientas y estrategias que precisan en cada momento.

Hoy estamos encantados de contaros que también estará como colaboradora en PequeocioGracias a ella vamos a ir descubriendo en qué consisten estos diferentes trastornos y sus tratamientos.

Además nos va a aportar soluciones prácticas y herramientas para corregirlos, pues para Inés la innovación educativa puede ayudar a los niños que padecen algún trastorno de aprendizaje a tener las mismas oportunidades de aprender que sus compañeros.

Os dejamos con Inés, que hoy nos va a hablar de la discalculia. Nos explicará cómo detectar si nuestro hijo la padece, y nos propondrá unas actividades y recursos prácticos para mejorarla.

Qué es la Discalculia.

discalculia niños

Cuando hablamos de discalculia nos referimos a una dificultad específica para aprender los conceptos matemáticos.

No quiere decir que todos los niños que tienen dificultades para aprender las matemáticas tengan discalculia. Es normal que algunos conceptos matemáticos cuesten más que otros. La discalculia se refiere a dificultades permanentes, acusadas, que contrastan con el buen rendimiento que ese niño puede tener en otras materias, aunque debes saber que a menudo este problema se acompaña de otros, como veremos.

La discalculia puede pasar desapercicibida pues no es tan conocida como la dislexia o el TDAH.

En esta entrada te hablaré de cómo puede manifestarse, de sus características para que puedas reconocerla. 

Si al leer esta entrada te salta la voz de alarma y sospechas que tu hijo puede tener discalculia, debes ponerte en manos de un profesional. Una discalculia no tratada puede hacer que el niño tenga la autoestima muy baja, pierda la confianza en sí mismo y tenga fracaso escolar.

Además te presentaré actividades que puedes hacer con el niño para ayudarle a superar su problema. Estas actividades no son sólo para los niños que tienen discalculia. Son útiles para todos los niños que tienen dificultades en las matemáticas.

Ayudar al niño con actividades planteadas como un juego, le motivará y trabajará con ilusión. Ten en cuenta que los niños con problemas para aprender lo pasan mal y suelen rechazar las tareas escolares. De esta forma sus capacidades potenciales tendrán la oportunidad de desarrollarse.

¿Cómo puedes diferenciarlo de las dificultades consideradas normales en esta materia?

Los niños con discalculia tienen un rendimiento muy por debajo de sus compañeros de edad. Dicho retraso puede ser de varios cursos. Además sus problemas pueden manifestarse sólo en esta asignatura, aunque en un 25% de los casos la discalculia se presenta con otras dificultades, como la dislexia o el TDAH. En este caso hablamos de comorbilidad:

  • Un 17% de los niños con discalculia tienen también Dislexia.
  • Un 26% presenta además el Trastorno de Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad.

Causas de la discalculia

Más que hablar de “causas” tenemos que hablar de “posibles” causas puesto que los investigadores no han encontrado el origen del problema. Nos hablan de las siguientes:

  • Un problema genético. Un niño con discalculia suele tener a alguien en la familia con este problema.  Se trata de un trastorno muy heredable.
  • Desarrollo del cerebro: Los estudios de imágenes del cerebro han mostrado ciertas diferencias en la función y estructura cerebral en las personas con discalculia, en cuanto al grosor y el volumen de ciertas regiones. Además han visto que algunas áreas relacionadas con los procesos numéricos, no se activan como debieran.
  • Problemas en el embarazo y parto que pueden provocar este problema:
    • Tomar un consumo excesivo de alcohol en el embarazo puede provocar discalculia en el niño, (síndrome alcohólico fetal).
    • El bajo peso al nacer.
    • La prematuridad.
  • Lesiones cerebrales: se ha visto que los traumatismos en ciertas partes del cerebro pueden producir discalculia. En este caso se habla de discalculia adquirida

La discalculia no se justifica por un retraso mental, por tener menores oportunidades de aprender o por problemas emocionales.

Cómo puede manifestarse la Discalculia.

En la discalculia podemos encontrar cuatro áreas de dificultad. El niño puede tener problemas sólo en una de ellas o en varias:

En las destrezas lingüísticas

Dificultades para comprender los términos matemáticos y para representar los problemas matemáticos mediante símbolos matemáticos.

Destrezas de percepción

Dificultad en la capacidad para reconocer los símbolos y para ordenar grupos de números.

Destreza matemática

Dificultad con las operaciones básicas y sus secuencias (suma, resta, multiplicación y división)

Falta de destreza en el procesamiento visual

Se refiere a dificultades a la hora de copiar figuras y observar los símbolos de las operaciones correctamente.

Síntomas de la discalculia. Cómo reconocerla.

Los síntomas más frecuentes son los siguientes (un niño con discalculia puede tener alguno de ellos, no necesariamente presenta todos):

  • Dificultades para adquirir las nociones de cantidad, número.
  • Dificultades en la transcripción gráfica que pueden deberse a:
    • No memorizar la grafía de cada número.
    • Hacerlos en espejo, de derecha a izquierda.
    • Confundir los dígitos que tienen grafías simétricas: (6 y 9)
    • Dificultad para hacer seriaciones siguiendo la dirección izquierda-derecha.
  • En las operaciones comprender la operación y el mecanismo pero no lograr automatizarlo.
  • No conseguir sumar mentalmente, necesitar algún objeto para hacerlo (contar con los dedos, dibujar palitos…)
  • Colocar mal las cantidades cuando tiene que efectuar una operación.
  • Dificultad para comprender el concepto de “llevar”.
  • Cuando tiene que restar empezar por la izquierda en lugar de por la derecha y no saber qué signo tiene que utilizar.
  • Dificultad para aprender las tablas de multiplicar
  • Problemas para planificar su trabajo.

Cómo se diagnostica la discalculia.

Para diagnosticarla, los profesionales utilizamos los criterios del DSM 5, (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). El nombre puede sorprender. El DSM 5 ha sido editado por la Asociación Americana de Psiquiatría.

La Organización Mundial de la Salud recomienda su uso pues es revisado cada cierto tiempo, teniendo en cuenta las investigaciones más actuales.

El DSM 5 incluye la discalculia dentro de la categoría de Los Trastornos Específicos de Aprendizaje y nos pide que especifiquemos si el trastorno se manifiesta:

  • Con dificultades en la lectura.
  • Con dificultad en la expresión escrita.
  • Con dificultad matemática.

Pues este tipo de problemas no suelen presentarse solos.

Para detectar dificultades en el área de matemáticas se debe comprobar si el niño presenta las características siguientes:

A:

  • Dificultades para dominar el sentido del número, (comprende mal los números, lo que expresan).
  • No comprende los datos numéricos, (no entiende cómo se relacionan unos con otros).
  • En el cálculo:
    • Cuenta con los dedos para sumar números de un solo dígito en lugar de memorizar la operación.
    • Se pierde en el cálculo aritmético.
    • Puede no tener claro qué operaciones debe utilizar.
  • Dificultades con el razonamiento matemático: a la hora de resolver un problema no sabe qué operación matemática debe usar.

B:

Las aptitudes académicas afectadas:

  • Se encuentran significativamente por debajo de lo esperado para su edad.
  • Interfieren significativamente con su rendimiento académico o con las actividades de la vida cotidiana.
  • Se confirman estas dificultades con pruebas estandarizadas administradas individualmente.

C:

  • Las dificultades de aprendizaje comienzan en la edad escolar, pero pueden no manifestarse hasta un curso determinado donde tiene que aprender los conceptos que superan la capacidad del niño.

D:

  • Las dificultades de aprendizaje no se justifican por:
    • Discapacidades intelectuales.
    • Trastornos visuales o auditivos no corregidos.
    • Otros trastornos mentales o neurológicos.
    • Pocas oportunidades educativas.
    • Falta de dominio del lenguaje o de instrucción académica.

Actividades para ayudar al niño con Discalculia:

A continuación te voy a presentar diferentes actividades que puedes trabajar con el niño.

Importante: el niño con dificultades de aprendizaje tiene la autoestima muy baja, no confía en sus posibilidades y suele tirar la toalla fácilmente. Si deseas ayudarle:

  • Ten paciencia.
  • Si es pequeño, plantéalas como un juego. Si se trata de un niño más mayor, ten en cuenta sus áreas de interés, (ahora lo veremos).
  • No le regañes cuando se equivoca. No puedes remediarlo.
  • Sé positivo/a y alaba todos sus aciertos por pequeños que sean.
  • Cree en él para que él crea en sí mismo. Aunque no se lo digas, sabe la opinión que tienes de él.

Las actividades que te propongo ayudarán mucho a todos los niños que tienen dificultades con las matemáticas, aunque no tengan discalculia.

1. Qué hacer cuando no consigue aprender las tablas de multiplicar.

tablas de multiplicar

Los niños con Discalculia, pueden tener problemas para memorizar las tablas de multiplicar.

Puedes ayudarle jugando con él. Te propongo varias actividades.

A:

  • Prepara un tablero grande, del estilo de los que se utilizan en el parchís.
  • En cada casilla debes poner una multiplicación sin el resultado.
  • Aparte escribe las tablas de multiplicar en folios. Una en cada folio.
  • Colócalas en la pared, a la altura de la vista del niño.
  • Invítalo a jugar.
  • Se juega como en el parchís. Se tira el dado y se avanza como muestra el número que ha salido.
  • Al llegar a la casilla, el jugador deberá resolver la multiplicación.
  • Permítele utilizar las tablas que has colgado a su altura. A fuerza de verlas las memorizará.

B. Juego de la rayuela.

¿Conoces este juego? Ayudará a que el niño aprenda los números y además:

  • Desarrollará su coordinación viso- motora, (coordinación ojo-mano).
  • La agilidad general.
  • El equilibrio.
  • Su motricidad gruesa, (que aprenda a controlar los movimientos de su cuerpo)

Te indico cómo puedes jugar.

  1. Dibuja en el suelo un diagrama parecido al de la foto. Puedes hacerlo con una tiza o con un palo si el suelo es de arena.
  2. Puedes dibujarla como más te guste. Generalmente tienen varios cuadrados seguidos que se van intercalando con cuadrados contiguos, como puedes ver en la foto.
  3. Dibuja los suficientes cuadrados para que te quepan los números del 1 al 10.
  4. El juego consiste en tirar una piedra pequeña en el cuadrado con el número 1, intentando que la piedra no toque los extremos del cuadrado.
  5. El niño saltará a la pata coja al cuadrado con el nº 1 sin pisar las rayas, guardando el equilibrio hasta que llega a los cuadrados contiguos, donde podrá apoyarse con los dos pies, (uno en cada cuadrado).
  6. Sigue hasta los siguientes números a la pata coja, hasta que vuelve a llegar a cuadrados contiguos.
  7. Cuando llega al final, se dará la vuelta para recorrer de nuevo el camino hasta llegar al número 1, donde se agachará para coger la piedra apoyándose sólo en un pie.
  8. Si no ha pisado las rayas en ningún momento, seguirá jugando hasta que lo haga, pero ahora tirará la piedra en la casilla número 2. Si toca la raya, le toca al jugador siguiente.
  9. El objetivo es tirar la piedra en todas las casillas. Gana quien acabe antes.

Variación: Si se trata de un niño más mayor que no logra memorizar las tablas de multiplicar, en cada cuadrado puedes poner multiplicaciones sencillas. Al llegar a ellas el niño deberá resolverlas.

Puedes incrementar el nivel de dificultad utilizando otras operaciones, por ejemplo divisiones.

2. ¿Y si no consigue aprender bien los números?

Puedes hacer lo siguiente:

Materiales:

  • Plastilina
  • Caja de arena
  • Pintura en spray
  • Canicas o garbanzos
  • Ábaco
  • Rotuladores o pinturas

Procedimiento:

actividades matematicas niños

Tienes que tener claro en qué números falla. Imagina que no logra aprender el símbolo del número 7.

Primero debe comprender el concepto del número.

  1. Proponle hacer montoncitos de 7 canicas. Las contaréis en alto.
  2. Lo mismo con el ábaco.
  3. Ahora puedes presentarle el número. Dibuja un 7 en grande y dile cómo se llama.
  4. Enséñale a trazarlo en grande:
    • Puede hacerlo en la caja de arena.
    • Con la pintura de spray.
    • Con los rotuladores.
  5. Dile que cierre los ojos:
    • Traza en su brazo el número 7 con tu dedo.
    • Debe decir qué número es. Si conoce otros, intercálalo con ellos.
  6. Traza un 7 grande en suelo, como si fuera un camino.
  7. Proponle caminar por él para que sienta con su cuerpo la direccionalidad correcta del número.
  8. Ahora ha llegado el momento de que lo haga en una hoja pautada, (con rayas horizontales). En una hoja en blanco se puede desorientar, los niños con discalculia suelen tener problemas de orientación espacial.

A tener en cuenta: Cuando trace el número, insiste en que lo haga siguiendo su dirección correcta: de arriba abajo y de izquierda a derecha.

Hoy terminamos aquí. Deseo que esta entrada te haya resultado útil. Te he dado algunas ideas pero seguro que a ti se te ocurrirán más. Si tienes alguna duda o si te ha saltado la voz de alarma y estás preocupado, puedes consultarme. Te orientaré con mucho gusto.

DISCALCULIA: Cómo superar las dificultades con las matemáticas
5 (100%) 4 votes