¿A vuestros peques les gustan los helados? ¡Y a quién no! En verano los polos helados son una de las comidas preferidas de los niños, pero los industriales contienen mucho azúcar, ¡y poca fruta! Pero esa va a cambiar, porque os vamos a dar unas recetas fáciles para hacer polos de fruta caseros. ¡Los peques podrán comer helado todos los días!

Ya os habíamos mostrado recetas de helados sanos y divertidos, hoy veremos paso a paso cómo hacer polos de fruta caseros con cualquier fruta que os guste. ¿Queréis ver estas recetas de verano?

Recetas fáciles, polos de fruta caseros

Recetas fáciles con fruta
Fuente: With Raw Intentions

Ingredientes para hacer polos de fruta

Para unos 5 o 6 polos

  • 200 gr o ml de fruta licuada o en zumo. Pueden ser fresas, frutos rojos, naranja, piña, melón, sandía, kiwi, plátano (solo combinado con otra fruta), mango, melocotones, ciruelas.
  • 100-150 ml de almíbar (200 ml de agua y 100 gr de azúcar, hacemos hervir por dos minutos y dejamos enfriar)
  • opcional: zumo de medio limón

Cómo hacer polos de fruta caseros

No hay nada más fácil. Lavamos bien nuestra fruta, la pelamos, eliminamos pipas, residuos, centros, etc, y la licuamos (o exprimimos en el caso de la naranja). Agregamos el almíbar y el zumo de limón, y llenamos los moldes para polos sin llegar hasta el borde. Si no tenéis moldes de polos, podéis usar vasos, como se ve en la imagen principal. Para que el palito de helado se quede parado en el centro, podéis cubrir los moldes o vasitos con papel film y pinchar el palito al centro, de este modo el film lo sujetará mientras el líquido se congela.

Llevamos al congelador por 3 o 4 horas (mejor de un día para el otro), y ya tenemos listos nuestros polos. Duran hasta 1 año en el congelador.

Polos helados
Fuente: Sally’s Baking Addiction

NOTAS:

  1. Las proporciones entre fruta y almíbar se pueden variar, todo depende de cuánto os gusten dulces los polos. Hay quien usa la misma cantidad de fruta y almíbar, pero yo los preparo así porque me gusta el sabor apenas ácido de la fruta.
  2. Podéis mezclar diferentes sabores, por ejemplo estos de aquí arriba son de fresa y plátano (12 fresas y un plátano)
  3. También podéis hacer polos multicolores, como los que hemos visto en las dos primeras imágenes, llenando los moldes hasta un cierto nivel y congelando cada sabor antes de agregar el siguiente.

¡Esperamos que os hayan gustado estas recetas fáciles con fruta!

Imagen principal: Skinny Taste